¡Definitivamente mejor!

Compartir

Nuestro Dios es un Dios creador, dinámico, extraordinario, omnipotente. Él siempre comienza por el final, todo lo que hace es perfecto, es Alfa y Omega, tiene control de sus diseños, de sus tiempos, de los espacios, de lo visible y lo invisible, de lo tangible y lo intangible, sostiene con sus dedos los puntos cardinales de la tierra, con su mirada arropa el eje del universo, y tiene contados tus cabellos como tus latidos.

Él es el autor y consumador de nuestra fe. Nada puedes darle que no te haya provisto antes, excepto tu obediencia y tu alabanza. No dudes que serás bendecido con más para ir “hacia lo mejor”, para vivir y amar mejor. Pero ante todo para ser definitivamente mejor.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir