¡Dios pide más!

Comenzar de nuevo inicia incomodando la conciencia, justo cuando llega la necesidad de replantearnos lo impensado, lo diferente o lo inminente. Podar el árbol de las tradiciones, la linea de acceso segura o pausar aquello que ya está dando fruto por lo que ahora se demanda “que lleve más fruto” no es cosa sencilla. Decir vamos de nuevo pero no con lo viejo a cuestas, sin tomar en cuenta los retoños, echando raíces al aire, estilo invernadero, requerirá toda tu energía, una reingeniería completa probablemente.

Y sabemos que “a todos nos gusta lo nuevo pero nos disgusta el cambio” por tanto necesitarás quebrar todas tus resistencias y para ello deberás ser obediente, diligente, persistente pero “más paciente que valiente”. La paciencia todo lo alcanza mientras la promesa divina lo amarra!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.