Inmunes al fracaso

Compartir

Muchísimas veces en tiempos rudos somos desafiados a hacer algo por primera vez, algo que muchos esquivan, pero que has nacido para enfrentar, desde luego para ser el primero en intentarlo y probablemente también el primero en lograrlo. Quiero decirte que muchos de los regalos que Dios nos entrega son grandes oportunidades, cajas sin abrir, minas sin escarbar, corazones sin amar, donde es necesario que te arriesgues. Por ahí dicen que la sonrisa es del que la provoca, el fruto es del que sembró y el mérito es del que emprendió mejor... No tengas miedo de a cuantos fracasos de distancia está tu éxito si cada uno te inmuniza para no cometer el mismo error. No existe vacuna contra el fracaso pero te aseguro que no hay éxito sin Él!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir