No necesitas aprobación

Los magos de oriente cargando costosos regalos y conociendo que un nuevo rey había nacido, se embarcaron en un largo y peligroso viaje. Siendo un recién nacido, en el templo, unos ancianos también reconocieron al niño rey. Si las personas pudieran ver en realidad quien eres y por qué estás aquí, te respetarían más, te valorarían y no te apartarían de sus vidas; algunos consideran que tu futuro depende de la validación, aceptación o ayuda que puedan darte. Nadie más que tú mismo es responsable de que acontezca. Dios mismo trajo su mayor regalo para ti, Jesús es todo lo que necesitas. ¿A dónde te lleva esa verdad? Poquísimos tendrán la capacidad de ver tu potencial desde bebé, pero paz, tu propósito no requiere aprobación, solo fe, constancia y pasión.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.