¡Para todo hombre!

Compartir

Algunos niños se hicieron hombres cuando la hambruna de la noche les carcomió la mañana. Algunos hombres se hicieron fuertes cuando tuvieron que dejar de lado sus sueños para responsabilizarse de sus realidades... Otros, cuando cambiaron sus placeres por sus desafíos, de ser importantes pasaron a ser útiles, y fueron insustituibles. Los inconquistables se hicieron héroes y fueron inolvidables; quienes cambiaron su calamidad en creatividad se hicieron prósperos. Los que caminaron con prudencia fueron sabios y dejando huellas doradas se hicieron únicos... Los mejores murieron a sí mismos para darse a los demás, así se hicieron padres, y a aquellos que la vida dejó huérfanos se hicieron misericordiosos. Pero solo Jesús se hizo pecado y pagó nuestra culpa para que Dios pudiera hacer de todo hombre un hijo de Dios.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir