Piensa para vivir

Compartir

Como las caras de una moneda si tu corazón sabe lo que tu mente no entiende y mucho menos acepta, entonces debes darte prisa y elegir. La mente es una jaula que se abre desde adentro y solo el corazón puede darle la llave para que puedas volar a donde necesitas. Eres lo que piensas, tu pensamiento es tu límite, por eso deja de pensar como los hombres de este mundo y acepta que Dios tiene pensamientos más altos y sublimes, conversa con Él, escúchalo, ensánchate y remóntate a sus alturas. Recuerda que “la gran discapacidad consiste en no tener un corazón que nos acompañe a donde la fe nos está llevando. Fuimos pensados, somos pensados, amados y completos en Él, acéptalo. No vivas para pensar, piensa para vivir.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir