Barrick destinó a planes sociales US$37.4 millones

Compartir
La presidenta de Barrick Pueblo Viejo conversó sobre el trabajo y los aportes de la empresa ubicada en Sánchez Ramírez.

Entre 2008 y 2018 la empresa Barrick Pueblo Viejo destinó US$37.4 millones para programas sociales o inversión en comunidades que han abarcado las áreas de educación, relacionamiento y divulgación, salud preventiva, evaluaciones sociales, cultura y deportes. Eso parte del capítulo de responsabilidad social.

La mirada de la empresa también ha estado colocada en el desarrollo local de las comunidades, incluyendo facilitación e implementación de planes de desarrollo municipal, en producción, auto-empleo y microempresas y ha dispuesto de recursos para otras iniciativas y planes de la gerencia, entre ellos prevención de riesgos, medioambiente, recursos humanos y seguridad.

Los detalles los ofreció ayer la presidenta de la firma, Juana Barceló, en una visita de cortesía que junto a Vanessa Reynoso, supervisora general de Comunicaciones de Barrick Pueblo Viejo, realizó al director del periódico elCaribe, Osvaldo Santana. “Hemos hecho inversiones en obras que las comunidades han seleccionado en base a los Presupuestos Participativos.
Trabajamos en la creación de los planes de desarrollo de las distintas provincias donde nuestra operación puede tener un impacto y entonces se seleccionamos una serie de obras y ahí hemos hecho una inversión de alrededor de 14 millones de dólares, que se suman a lo otro. La última reunión en la que hemos estado trabajando recientemente es para el cementerio de Cotuí, provincia Sánchez Ramírez, donde estamos haciendo una importante inversión, porque allí no tienen dónde enterrar a sus seres queridos de una manera digna”, dijo la representante de la mina.

Y agregó que la empresa ha invertido tiempo para que los ayuntamientos que reciben los denominados fondos mineros tengan sus bases de datos correctas y cumplan con la Ley de Contratación. “En respuesta a cualquier pero que nosotros encontremos en esos contratos de contratación, lo que hacemos entonces es devolverlos. Auditamos las obras y los pagos. Vemos la descripción del proyecto y la parte técnica. El equipo internonuestro de construcción tiene que ver los proyectos y aprobarlos y el equipo de Cadena de Suministro tiene que aprobar también la parte que le corresponde, porque queremos asegurarnos y así lo hacemos, de que la obra que se realiza cumpla con todo, como si fuese una obra pagada para nosotros mismos”, sostuvo Juana Barceló, primera mujer que dirige una empresa minera en la historia de República Dominicana y la primera en la multinacional canadiense (en Corporación Minera Barrick).

Credenciales

Barceló es oriunda de Hato Mayor, graduada de licenciatura en Derecho en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra y posee una maestría en Derecho, por la Universidad de Georgetown, en Washington. Se incorporó a la empresa en 2009 en el cargo de directora legal para Pueblo Viejo, tras haber trabajado como consultora legal para el proyecto minero desde su etapa inicial el año 2003, cuando todavía la concesión estaba bajo la administración de Placer Dome.

Los números ofrecidos indican que del total de la inversión extranjera directa neta colocada en República Dominicana, la de Barrick Pueblo representa el 19.23%. “Es la mayor inversión en la historia del país”, asegura la empresa. Los impuestos directos pagados al Estado por la Barrick ascendieron a US$1,600 millones, lo que representa el 57% de la distribución de ganancias, en comparación con el 43% ganado por los socios por su inversión inicial.

El 30% de exportaciones y el tema de la expansión

Desde el año 2013, siempre partiendo de lo informado por la presidenta Juana Barceló, la mina ha representado el 30% de las exportaciones del país y generado un valor agregado neto directo de US$5,700 millones y un valor neto total de US$8,500 millones, equivalente al 2% del Producto Interno Bruto (PIB) de República Dominicana.

Cuando elCaribe le pregunta a Juana Barceló en qué etapa de aprovechamiento se encuentra la mina actualmente, explica que la empresa quiere hacer la expansión de la planta de procesos, tomando en cuenta que la mina está muy constreñida y que al ritmo que camina todo lo que es minería pararía en el año 2021 y la parte de procesamiento se mantendría hasta 2029. “Lo que queremos es ampliar. La expansión permitiría a Barrick Pueblo Viejo mantener la producción total de oro con un promedio de 800 Koz por año después del 2022”, indicó.

La expansión citada, incluyendo la planta de proceso y la capacidad de relaves, tiene un estimado de inversión inicial superior a los 1,000 millones de dólares (100% de base) y el potencial de extender la vida útil hasta los años 2030 y más allá. Se espera terminar los estudios de factibilidad para el proyecto de expansión de la planta de procesos este año 2020, se dijo en el diálogo ayer.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir