Citan clave de cómo seguir la estabilidad

El Banco Central cuelga distintos análisis en su sección Página Abierta.

Los conductores de la economía dominicana están compelidos a continuar coordinando las políticas monetaria y fiscal, para preservar la estabilidad macroeconómica y el crecimiento.

A esa conclusión llegan dos economistas del Banco Central, Julio Andújar Scheker y Joel González Pantaleón, en un análisis titulado “La economía dominicana ante un entorno internacional cambiante”, en el cual toman en cuenta el aumento de los precios del petróleo y la amenaza de una guerra comercial mundial con su correspondiente incidencia en una mayor complejidad del entorno económico externo.

Dirección de políticas

Andújar Scheker, doctor en economía de la Universidad Internacional de la Florida y González Pantaleón, con maestría en Economía de la Universidad de Columbia en Nueva York, plantean que la política monetaria deberá brindar especial atención al proceso de normalización de política en EUA, “realizando los ajustes que sean necesarios para evitar efectos adversos provenientes de un mayor diferencial de las tasas de interés entre República Dominicana y su socio comercial”.

En su análisis, publicado en la sección Página Abierta, en la página web del Banco Central, los dos técnicos plantean que la mayor complejidad del contexto externo, caracterizada por precios del petróleo más altos y la posibilidad de una guerra comercial, “requiere de la continua coordinación entre las políticas monetaria y fiscal, como forma de preservar la estabilidad macroeconómica y el crecimiento”.

El trabajo de los economistas mostró que el mayor activo con que cuenta la República Dominicana para mantenerse como una de las economías líderes de la región en el cambiante escenario internacional, es la fortaleza de sus fundamentos macroeconómicos.

Las finanzas públicas seguirán consolidación

Los doctores Andujar Scheker y González Pantaleón dicen que se prevé que continuaría el proceso de consolidación de las finanzas públicas, proyectándose un superávit primario de 1.7% del PIB en 2019. “La Cuenta Corriente, por otro lado, convergería a un déficit menor a 2.0% del PIB, cifra por debajo de su nivel estimado de largo plazo”, argumentan.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.