Cooperación de Japón en RD ya lleva 60 años; el trabajo sigue

Compartir
El Representante Residente en RD de la Agencia de Cooperación de Japón y parte del equipo técnico conversan con elCaribe.
Los esfuerzos de la JICA para que este país tenga mejor educación y menos desigualdad social han sido firmes

La cooperación de Japón en República Dominicana inició en los años de 1950, lo que significa que ese país asiático tiene una larga experiencia de apoyo a proyectos en el territorio nacional.

Esa cooperación ha estado enfocada en las áreas de educación, salud y agropecuaria, entre otras. Pero con el tiempo la temática ha ido cambiando y mirando a otros puntos que también revisten de alto interés. Entre esos temas se incluyen medio ambiente, eficiencia tributaria, tratamiento de residuos sólidos en el mar, especialmente plásticos; Alianzas Público-Privadas (APP), prevención y mitigación de desastres y micro, medianas y pequeñas empresas (Mipyme).

El monto acumulado de la cooperación japonesa es de 926 millones de dólares, según un corte realizado al año 2016, lo que significa que la cifra actual es mucho mayor. Los datos los ofreció a elCaribe el Representante Residente de la JICA, Takayuki Kondo.

En mitigación de desastres Japón tiene suficiente experiencia si se toma en cuenta que a esa nación llegan variados fenómenos naturales, como terremotos, huracanes y otros. “Esa es nuestra experiencia y queremos compartir con ustedes como enfrentamos cada uno de ellos”, indica Kondo, en un diálogo que se desarrolla a media mañana en la sede local de la JICA, en la Torre Empresarial, de la avenida Sarasota, de Santo Domingo.

Le acompañan Kumico Fujita, asesora de Proyectos; Emi Kondo, coordinadora del Programa de Voluntarios; Makoto Hirata, representante; Nobuko Tateyama, oficial de Programas; Huáscar Peña, oficial de Programas; Doris Holguín, oficial de Programa, y Laura Mella, oficial de Programa. En materia de mipyme los japoneses tienen un largo trayecto recorrido. En su nación hay muchas empresas que pudieran aportar al desarrollo dominicano en tratamiento de aguas residuales, porque tienen muchos productos aptos para eso.

Takayuki Kondo está interesado en traer en el futuro algunos de esos productos, que serían de gran aporte para esta nación. “Por ejemplo, una empresa pequeña produce una tableta para limpiar aguas residuales muy barato”, indica.

La JICA ha firmado proyectos con la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) con el fin de ayudar a esa institución estatal a ser más eficiente en su trabajo de recaudación.

El hecho de que se haya variado un poco el tipo de temas incluidos en la agenda de la cooperación puede deberse posiblemente (no es necesariamente así) al hecho de que República Dominicana ha avanzado a tal nivel, que pasó a ser un país de renta media. Pero Takayuki Kondo explica que no hay un criterio muy claro o un delineamiento definido sobre la cuestión.
El Representante Residente lleva más o menos diez meses en República Dominicana. Normalmente una misión como la que encabeza Kondo puede durar entre tres y tres años y medio en una nación, según explica.

Para definir un proyecto, como los que respalda la JICA, se parte de la solicitud que realiza el gobierno dominicano, según explica la asesora de Proyectos (Cooperación Técnica), Kumiko Fujita. La funcionaria apenas lleva dos semanas en la República Dominicana, pero maneja con tanta certeza los temas, que da la impresión de llevar varios años residiendo en Quisqueya. Antes de llegar aquí estuvo en Guatemala, pero ya había estado por El Salvador y México.

“Como usted sabe, el Gobierno dominicano tiene una Estrategia Nacional de Desarrollo 2020-2030; entonces nuestra cooperación siempre tiene que estar alineada de esa estrategia y siempre trabajamos en colaboración estrecha con el gobierno dominicano”, le dice a elCaribe.

Y agrega: “Usted sabe que nuestro objetivo general es lograr un desarrollo sostenible y equilibrado en las comunidades”. Para lograr ese objetivo que indica Kumiko, la JICA tiene dos áreas prioritarias. Una es la de desarrollo económico sostenible y la otra es disminución de la desigualdad. Hay otros temas que no entran dentro de esas áreas prioritarias y lo que hace entonces la JICA es manejarlos en un capítulo denominado “otros”.

En lo que respecta a desarrollo económico sostenible, la JICA tiene dos programas: el de mejoramiento de la competitividad y el de protección del medio ambiente y mitigación del cambio climático. Esos dos programas pertenecen al área prioritaria. Son de alto interés.

El capítulo de disminución de la desigualdad tiene solo un programa, que es de desarrollo social y territorial. La JICA tiene también un tipo de cooperación “triangular” y regional. La triangular se refiere a que el gobierno de Japón y el de República Dominicana están apoyando un tercer país, como es el caso de Haití.

Y cuando se habla de cooperación regional, se toma en cuenta que República Dominicana es miembro del SICA (Sistema de la Integración Centroamericana) y que hay proyectos de la JICA hacia países miembros de ese organismo de integración regional, como son los dirigidos a los temas de biodiversidad y género, aspectos en los que la Agencia de Cooperación de Japón está involucrada.

¿En los proyectos que lleva la JICA hay generalmente una contrapartida del Gobierno dominicano, cuando esos proyectos envuelven dinero? le pregunta este periódico a Fujita Kumiko. Su respuesta, expresada en un español que maneja perfecto, es esta: “Cooperación técnica sí. Pero generalmente el gobierno de República Dominicana asume el gasto local. Por ejemplo, para nuestros proyectos llegan expertos y van a trabajar con equis ministerio y necesitan una oficina… esos tipos de gastos. Y algunas veces asumen gastos de transporte, de viáticos. Esas cosas así asumen desde el Gobierno”.

Un enfoque hacia áreas muy puntuales en el país

La cooperación de la JICA no puede cubrir todo el país, cuando de respaldar proyectos se trata; por eso toma en cuenta áreas prioritarias. En este caso está enfocada en la zona norte del país. La JICA cuenta también con un programa de voluntarios que trabaja en República Dominicana.

Para asumir un proyecto la JICA no va directamente a hablar con la comunidad, sino que es la comunidad la que tiene que solicitarlo ante alguna autoridad dominicana y a través de los ministerios de Economía, Planificación y Desarrollo y el de Relaciones Exteriores se discute finalmente sobre ese proyecto. A la JICA hay temas que le generan inquietud en el país, según dice su representante residente, entre ellos el tránsito, y la distribución de los recursos a nivel de los municipios.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir