El Bagrícola ha crecido, pero aún está lejos de lo que el país necesita

Compartir
Fernando Durán cursó un Máster en Ciencia en Economía Agrícola, concentración en Políticas Agrícolas y Comercio Internacional.
Administrador asegura “del financiamiento que fluye al campo, alrededor del 60%, descansa” en esa institución

El administrador general del Banco Agrícola, Fernando Durán, dijo ayer que “hay que reconocer el crecimiento experimentado por esa institución en su cartera de crédito en los últimos años, aunque todavía está muy lejos de ser lo que el país necesita y lo que requiere el campo para su desarrollo y modernización”.

Planteó que hoy día se tiene el desafío de que la agricultura para tener éxito, ser rentable y sostenible, necesita inversión a gran escala. “Ese es uno de los desafíos que tiene la agricultura dominicana, que tenemos nosotros como gobierno, y que el presidente Luis Abinader está muy consciente de eso”, apuntó.

En una amplia conversación con el periódico elCaribe, aseguró que para incorporar nuevas tecnologías a la agricultura y los nuevos conocimientos, para elevar la productividad y para llevar rentabilidad a la actividad agrícola y para hacer una actividad sostenible, se necesita mejorar todo lo que es la capacidad.

Desde su óptica, el flujo de recursos para invertir siempre ha sido una gran limitación para el desarrollo agropecuario. “Y lo es porque la agricultura como actividad económica y productiva es muy riesgosa. El riesgo al que se expone el inversionista, cuando invierte en agricultura es muy distinto al riesgo que se experimenta en otros campos de la actividad económica”, indicó.
Dijo que gran parte del apoyo financiero del sector privado descansa en la acción pública, fundamentalmente del Banco Agrícola, que posee una cartera que ronda los RD$30,000 millones.

Del financiamiento que fluye hacia el campo hoy día, alrededor del 60% descansa en el Banco Agrícola y el otro 40% que viene de la banca privada no se corresponde con el crecimiento que ha tenido el financiamiento en otros campos, como el comercio y la propia manufactura tradicional. Sostuvo que la agricultura está sometida a los vaivenes del clima, fenómenos meteorológicos, lluvias, vientos y las sequías. “Y más en estos tiempos, en que el cambio climático es una realidad, dejando de ser una teoría para convertirse en un hecho real. Lo hemos visto como un desplazamiento. Por ejemplo, esas aguas de abril y mayo que conocimos en nuestra juventud, generalmente ya se han desplazado para otras épocas y la propia temporada de otoño (…). Todo eso ha cambiado muchas cosas en la agricultura, incluyendo la presencia de nuevas plagas, de nuevas pestes”, planteó Durán.

El administrador del Banco Agrícola reconoció que deben modernizarse todos los sistemas de riego del país. “Y el Presidente está muy consciente de eso. Ustedes mismos han visto esa Mesa del Agua que el mandatario ha creado y que él mismo en muchas ocasiones preside las conversaciones, de la cual nosotros somos parte”, agregó.

En la medida que esos sistemas de riego presurizado se mejoran –según sus argumentos- se hará más eficiente la disponibilidad y uso de agua que se tiene y se logrará que haya mejor control y que el agua sea manejada con criterio más científico que como ha sido hasta ahora.

Informó que una parte de los RD$5,000 millones que el Gobierno dispuso para prestar a tasa de interés cero a la agricultura en la actual coyuntura, el banco la está especializando para dedicarla a la mejoría de los sistemas de riego, incluyendo el financiamiento de instalaciones a base de energía solar. “Hay muchos ejemplos muy positivos en el país, de cómo se puede abaratar significativamente la energía solar. Pero también el Ministerio de Agricultura está adquiriendo equipos”, expresó.

Pozos tubulares y el ganado

Fernando Durán explicó que el Gobierno quiere trabajar en la construcción de pozos tubulares y se están importando equipos modernos para ampliar la capacidad de los productores, donde hay agua disponible, como la Línea Noroeste, zona que posee mucho ganado, que a veces sufre por la crisis de agua. “En todas esas áreas estamos concentrando esfuerzos y especializando recursos. Con la ganadería estamos haciendo gran esfuerzo para mejorar la genética del ganado. Buscamos un ganado que sea más productivo y que tenga una mejor conversión de los alimentos y de la inversión que se hace, en término de producción de leche”, explicó el funcionario.

“Si nosotros subiéramos de diez y doce litros de leche, que es más o menos el promedio nacional, a una cantidad de quince litros por cada vaca, estaríamos haciendo un gran aporte y eso tiene mucho que ver con la genética del ganado y con que el productor pueda invertir, que tenga los recursos para ello. Estamos contribuyendo mucho a eso. Y lo mismo en cultivos muy promisorios como el banano”, dijo Durán en la conversación.

Y agregó: mientras los países con quienes competimos, como Costa Rica, Ecuador y Colombia, se han insertado en el mercado de banano orgánico y producen tres cajas por semana por tarea, el promedio de República Dominicana es 1.27 cajas por tarea. Ahí hay un gran desafío en la productividad”. “El dinamismo económico de la región Noroeste descansa en el banano, pero tenemos que mejorar y tenemos que invertir en sistemas de riego, en la electrificación y en otros componentes”, expuso el funcionario del Banco Agrícola.

En otra parte de su exposición, Fernando Durán dijo que hay una excelente oportunidad para relanzar el apoyo al campo dominicano, lo cual es un reconocimiento a la importancia que tiene el sistema alimentario y la seguridad alimentaria para el Gobierno. Calculó que 65% de los municipios del país tienen la agricultura como su principal actividad, y en algunos casos es la actividad única. “Y si la agricultura anda mal en ese porcentaje de los municipios, entonces todo el sistema económico tiene dificultades. Cuando uno mira a San Juan de la Maguana, su vida económica gira alrededor de la agricultura; cuando mira a Constanza y se ubica en ese lugar, todo gira alrededor de la agricultura. Ahora tiene un poco de turismo también, pero ambas cosas se conectan. La propia provincia La Vega… ese dinamismo que uno siente, Espaillat también. En fin, el hecho de que la agricultura camine bien es importante para que el país ande bien”, planteó el administrador general de la institución crediticia.

Héctor Marte, Martín Polanco, el administrador general del Banco Agrícola, Fernando Durán, y Héctor Linares, subdirector de elCaribe.

¿Cómo está segmentado el dinero según las áreas?

El principal renglón agrícola de apoyo por parte del banco es el arroz, con una proporción del 20% de la cartera; alrededor de un 10% va a plátano, un 10% a la pecuaria y se está incursionando mucho en la parte de los procesamientos y frutos menores, hacia los que va una parte significativa de los fondos. También se respalda a los cultivadores de frijoles de San Juan. La morosidad del Banco Agrícola ronda el 9%, según informó Fernando Durán.
Aprovechó la conversación para criticar el descuido que tuvo el gobierno pasado con el seguro agropecuario. “El inversionista agropecuario necesita un mínimo de seguridad y protección de la inversión. Y eso está llamado a garantizarlo el seguro. Agrodosa, que es la agencia del Gobierno estuvo muy descuidada en la gestión pasada”, dijo.

1,500 solicitudes para el dinero que se prestará

Para obtener parte de los RD$5,000 millones que el banco prestará con 0% de interés para producir, había hasta ayer poco más de 1,500 solicitudes con cargo a esos fondos. Solo el jueves se desembolsaron de ellos RD$50 millones. Con los recursos se están organizando programas importantes que abarcan, por ejemplo, a la industria del tabaco. Y para eso se sostuvo el miércoles en la tarde una reunión con un grupo de productores y fabricantes de puros, de Santiago. Ahí hay alrededor de 600 cultivadores que serán beneficiados con los recursos. Pero en Monte Plata también se han sostenido encuentros con cosechadores de piña, que buscan estar bajo la sombrilla del programa de recursos. El Banco Agrícola está tratando de abarcar a productores que nunca antes habían recibido fondos. Los recursos tienen enfoque directo hacia productores que poseen menos de 200 tareas. En el país, una de las realidades de la agricultura es que casi el 90% de los productores tiene menos de 200 tareas. Y un 65% de los productores posee menos de 70 tareas. Es decir que la tenencia de la tierra está muy fraccionada a nivel nacional. “Nosotros tenemos el compromiso que como fuente generadora de ingresos, esa gente se inserte en el circuito productivo y económico del país”, dijo Durán.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir