Supuestos macroeconómicos 2022, entre conservadores y optimistas

En los últimos años los diseñadores presupuestarios proyectan una tasa de cambio que al final no se cumple.
Tasa de cambio, índice de precios, cotización del petróleo y precio del oro son los elementos principales de las proyecciones de los técnicos oficiales

El Gobierno ha combinado una mezcla de conservadurismo y optimismo al exponer los “supuestos macroeconómicos” que sustentaron el diseño del proyecto de Presupuesto General del Estado 2022.

Cada año, los técnicos del Gobierno que diseñan el proyecto de presupuesto del ejercicio fiscal siguiente utilizan proyecciones de precios promedios para el precio del petróleo, la tasa de cambio, la cotización del oro, el crecimiento de la economía dominicana y la de Estados Unidos, y el comportamiento del Índice de Precios al Consumidor (IPC). Todas esas variables tienen incidencia en los ingresos o en los gastos, que son las piezas claves del presupuesto.

Para el 2022, el mayor grado de optimismo lo plantea el Gobierno en el esperado comportamiento del petróleo, al cual le asigna una cotización promedio de US$62.7 por barril, la cual sería ligeramente inferior a la media esperada para el final del año en curso, de US$65.90. El petróleo ha sido la variable presupuestaria más inmanejable para el Gobierno durante el 2021, debido que se estimó un promedio de US$45.50 el barril, pero ese nivel ha estado por debajo del precio del mercado durante todo lo que va del período.

Para la proyección de la inflación del 2022 el Gobierno asume una postura notablemente optimista y dubitativa, al argumentar que “ se espera que la evolución de los precios de la economía continúe muy condicionado a los efectos externos e internos afectados por los desajustes “transitorios” mencionados en la sección de contexto macroeconómico que han dado origen a las presiones inflacionarias en bienes agropecuarias a nivel nacional y en bienes de los alimentos a nivel mundial”.

La explicación sucedió a la previa exposición que daba cuenta que “la inflación acumulada para el año 2021 como para el 2022 se proyecta en 6.5% y 4.0%, respectivamente, este resultado para 2022 se corresponde con el valor central del rango meta establecido por las autoridades monetarias (4±1%)”.

Las proyecciones cambiarias siguen un patrón que apuesta a fijar un estimado alto, que en los últimos años nunca se ha cumplido y que por lo elevado de su proyección genera preocupación en el área monetaria y cambiaria, porque se considera que los agentes económicos pueden ver esos niveles como una “señal” de que el Gobierno apuesta a una mayor devaluación.

Para el 2022, el nivel promedio planteado en el proyecto de Presupuesto es de RD$60.43 por dólar, tasa que superaría en unos 30 puntos a la proyectada para finales del 2021 en curso, que es de RD$57.82. Este nivel reestimado queda por debajo en más de 50 puntos a la tasa promedio estimada originalmente para el 2021, que fue de RD$62.30.

En el estimado de crecimiento esperado de la economía para el 2022, el Gobierno asume una postura muy conservadora, y adopta las proyecciones de los organismos oficiales que trabajan en esos cálculos.

“Según las estimaciones del marco macroeconómico del mes de agosto de 2021, para el cierre del año se prevé un crecimiento del 10.0% en el PIB real, debido a la recuperación de la economía y el efecto de arrastre estadístico o efecto rebrote luego de la crisis económica y sanitaria producto de la pandemia por COVID-19.
Este resultado representa un aumento de 5.0 puntos porcentuales con respecto al marco macroeconómico utilizado para la formulación del PGE de 2021 y es coherente con el contexto de reactivación económica descrita en secciones anteriores del informe. Además, el deflactor del PIB se sitúa en 8.0%, 4.0 puntos porcentuales mayor al deflactor utilizado para la formulación del PGE 2021”, dice uno de los párrafos de los supuestos macroeconómicos descritos en el proyecto de Presupuesto 2022.

Explica que en términos del PIB nominal, se espera un crecimiento de 18.8% para el 2021, que son 9.6 puntos porcentuales por encima al proyectado en el marco macroeconómico de septiembre 2019, y de 10.2% para 2022. Y plantea que para el 2022 se estima que la economía de Estados Unidos tenga un crecimiento de 4.4%, con una inflación promedio de 2.4% e inflación al mes de diciembre de ese año de 2.9%.

El argumento cambiario parte de que el “tipo de cambio promedio para el 2021 se revisó a la baja en 7.2% respecto al estimado para la formulación del Presupuesto General del Estado 2021, pasando de RD$62.30 a RD$57.82 por dólar estadounidense en promedio. Para el año 2022, se prevé un tipo de cambio promedio de RD$60.43 por dólar para una depreciación estimada de 4.5%.

Un precio en el que las estimaciones no son muy ambiciosas es el del oro. En el proyecto de presupuesto se dice que “se proyecta para situarse en US$1,787.8 por onza troy en promedio para el año 2021, 12.4% por encima de lo estimado en el Presupuesto del año 2021. Según los supuestos del marco macroeconómico, el precio de este mineral se mantendrá en un promedio parecido para el 2022, en US$1,798.2 por onza troy, incrementando en tan sólo 0.6% con respecto al promedio esperado del año 2021”.

Presupuesto del 2022 prevé la recuperación

Al explicar el marco teórico de los “supuestos macroeconómicos”, el Ministerio de Hacienda (MH) y la Dirección General de Presupuesto indican que “toda ejecución de un presupuesto es susceptible a desviaciones debido a eventos que no son predecibles y que traen efectos sobre los fundamentos del mismo; ya sea los ingresos, gastos o financiamiento. El PGE 2022 se realiza bajo un contexto de recuperación económica luego de una crisis mundial debido a la pandemia del coronavirus (COVID-19), por esto es importante analizar los supuestos que se tomarán en cuenta para la formulación del mismo”.

Presentaron un análisis sobre los supuestos de la Ley de Presupuesto General del Estado 2022 que se puede utilizar de referencia para identificar las direcciones esperadas de algunos de los posibles elementos que pueden provocar cambios en el entorno macroeconómico (aumentos en el crecimiento del Producto Interno Bruto, la tasa de inflación, la tasa de interés y los precios del petróleo y el oro, así como sobre los componentes del Presupuesto).

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.