El Cairo, 4 dic (EFE).– Al menos una persona murió y otras siete resultaron heridas este domingo en una insólita jornada de protestas contra el Gobierno sirio en la ciudad de Al Sueida (sur), por el deterioro de las condiciones de vida en el país árabe, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La fuente informó de «la muerte de un joven y otras siete personas resultaron heridas, que fueron trasladadas al hospital gubernamental de la ciudad de Al Sueida, como resultado de los enfrentamientos» entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Según la ONG, con sede en el Reino Unido y una amplia red de colaboradores sobre el terreno, las fuerzas de seguridad dispararon contra los manifestantes para dispersarlos, después de que estos irrumpieran en el ayuntamiento de la urbe y retiraran la imagen del presidente sirio, Bachar al Asad.

La televisión estatal siria informó únicamente de que «forajidos asaltaron el ayuntamiento de Al Sueida y prendieron fuego a los archivos oficiales», mientras que el diario progubernamental Al Watan indicó, además, que «decenas de jóvenes» que irrumpieron en el edificio causaron «daños materiales».

«Toda la oficina del gobernador de Al Sueida y la sala de recepción de visitantes fueron destruidas, muchos documentos oficiales fueron esparcidos y quemados, y varias oficinas dentro del edificio fueron destruidas», según el diario.

«YA NO PODEMOS MÁS»

Los manifestantes denunciaban las malas condiciones de vida en la provincia, de mayoría drusa, y corearon consignas pidiendo mejorarlas, de acuerdo al Observatorio y activistas.

«Ya no podemos más, ya no tenemos paciencia», gritaban algunas de las personas concentradas, según los vídeos difundidos por la red de activistas Al Suwayda24, aunque dichos clips no han sido verificados por otras fuentes.

Más de 2,2 millones de personas necesitarán ayuda para afrontar el invierno en Siria, un 28 % más que el pasado año, en momentos en que la desmesurada inflación y la economía en caída libre han dejado los productos esenciales fuera del alcance de casi el 88 % de la población, según la ONU.

El Observatorio añadió que hace unas semanas decenas de ciudadanos se concentraron también en la plaza Al Mashnaqa, en el centro de Al Sueida, para protestar también contra el deterioro de las condiciones de vida y la incapacidad del gobierno para proporcionar la necesidades básicas.

La última gran protesta fue en 2020 cuando las fuerzas de seguridad sirias arrestaron al menos a una decena de personas que participaron en las manifestaciones, que se repitieron durante más de una semana, según activistas.

Posted in InternacionalesEtiquetas

Más de panorama

Más leídas de panorama

Las Más leídas