Biden apoya investigaciones independientes de abusos sexuales entre militares

Abusos sexuales entre militares

El presidente estadounidense, Joe Biden, respaldó este viernes una reforma de las investigaciones de abusos sexuales en las Fuerzas Armadas, tras la publicación de un informe que advierte del desconocimiento por parte de los mandos militares de lo que ocurre entre las tropas.

Ese documento, titulado "Duras verdades y la obligación de cambio: recomendaciones de la comisión independiente sobre acoso sexual en el Ejército", denuncia "los actos diarios de lenguaje humillante y acoso sexual" que sufren los reclutas más jóvenes.

"Hay un amplio abismo entre lo que los jefes militares creen que está ocurriendo bajo su comando, y lo que los miembros jóvenes realmente experimentan", advierte el informe.

El jefe del Pentágono, Lloyd Austin, anunció hace una semana que apoyará cambios en el sistema judicial castrense para que los delitos de abusos sexuales salgan de la cadena de mando y sean evaluados por abogados militares independientes.

En su comunicado, Biden aplaudió este viernes la decisión de Austin al señalar que "aunque se ha detestado este flagelo por mucho tiempo, las estadísticas y las historias cada vez son peores".

"Necesitamos acciones concretas que cambien fundamentalmente el modo en que gestionamos el abuso sexual militar y dejar claro que estos delitos no son minimizados o rechazados", aseveró el mandatario.

La propuesta de Austin supone un cambio radical respecto a la postura tradicional del Pentágono, que durante décadas se ha resistido a la intervención de abogados independientes porque considera que los comandantes son los más dotados para decidir si se presentan cargos ante acusaciones de acoso y abuso sexual.

Actualmente, en el Congreso estadounidense hay un proyecto legislativo en este sentido con el nombre de la soldado hispana Vanessa Guillén, que fue asesinada mientras trabajaba en la base de Fort Hood (Texas).

La soldado, de 20 años de edad, desapareció en abril de 2020 tras haber contado a su familia que había sido acosada sexualmente por uno de sus sargentos.

Sus restos mutilados fueron hallados cerca del río León, en Texas, donde fueron enterrados por su presunto asesino, uno de sus compañeros en la base, Aaron David Robinson, que se suicidó cuando la Policía fue a interrogarlo.

El caso de Guillén, de ascendencia mexicana, atrajo la atención nacional de EE.UU. y expuso la necesidad de cambios en la manera en la que las Fuerzas Armadas investigan los casos de abuso y acoso sexual.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.