PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Fiscalía de EEUU hace un alegato contra violencia racista por matanza Búfalo

En su intervención, Garland subrayó que «nadie» en Estados Unidos «debería tener que vivir con el temor de ir a trabajar o a comprar en una tienda de comestibles y ser atacado por alguien que lo odia por el color de su piel».

Nueva York, 15 jun (EFE).- La Fiscalía de Estados Unidos lanzó este miércoles un alegato contra la violencia racista en Estados Unidos, con motivo de la acusación del joven blanco que el pasado mayo mató a diez personas, en su mayoría de raza negra, en un supermercado de la ciudad neoyoroquina de Búfalo.

«Reconocemos plenamente la amenaza que representan el odio y el extremismo violento para la seguridad del pueblo estadounidense y la democracia estadounidense. Seremos incansables en nuestros esfuerzos para combatir los crímenes de odio, apoyar a las comunidades aterrorizadas por ellos y responsabilizar a quienes los perpetran», dijo el fiscal general, Merrick Garland, en una comparecencia ante los medios.

En su intervención, Garland subrayó que «nadie» en Estados Unidos «debería tener que vivir con el temor de ir a trabajar o a comprar en una tienda de comestibles y ser atacado por alguien que lo odia por el color de su piel».

El pasado 14 de mayo, Payton Gendron, de 18 años, viajó varias horas hasta llegar al supermercado «Tops» en Búfalo y una vez allí, «muy fuertemente armado con equipo táctico» y con un casco militar y una cámara que estaba transmitiendo en vivo lo que estaba haciendo, comenzó su masacre.

De acuerdo con las autoridades, Gendron disparó contra cuatro personas, en el aparcamiento del centro comercial, de las cuales tres fallecieron, y luego entró al local, donde siguió disparando, hasta que finalmente acabó con la vida de diez personas.

El Departamento de Justicia acusó hoy formalmente al joven de 23 cargos, diez por crímenes de odio con resultado de muerte, tres que resultaron en heridas y otros diez cargos por el uso de un arma de fuego con el objetivo de asesinar.

«El motivo de Gendron para el tiroteo masivo fue evitar que los negros reemplazaran a los blancos y eliminaran a la raza blanca, e inspirar a otros a cometer ataques similares», aseguró la Fiscalía federal en un escrito judicial dado a conocer hoy.

Algunos de estos crímenes podrían ser condenados con la pena de muerte, aunque el fiscal general, evitó concretar si el Gobierno pedirá esta pena en caso de que Gendron sea declarado culpable por un jurado.

Existe «un proceso de discusión y evaluación de si la pena de muerte es apropiada en un caso individual y, en particular, incluye discusiones que el fiscal federal tendrá con las familias y los supervivientes y eso es realmente todo lo que puedo decir en este momento», comentó el fiscal.

Durante la comparecencia, la fiscal general federal del Distrito Oeste de Nueva York, Trini Ross, aseguró que ya hace 23 años, cuando juró como fiscal, era totalmente consciente de que la violencia racial estaba aumentando en Estados Unidos.

En este sentido el ayudante del fiscal general Kristen Clarke agregó que «todos los días vemos muestras de que los delitos de odio por motivos raciales están aumentando en todo» Estados Unidos.

«Según los datos más recientes del FBI, la mayoría de las víctimas de delitos de odio por motivos raciales son negros. Estos actos de odio son una mancha en nuestra democracia y no tienen cabida en nuestra sociedad», recalcó.

Por su parte, la fiscal general adjunta de EE. UU. Vanita Gupta, insistió sobre la misma idea y prometió que el Departamento de Justicia usará todas sus herramientas para combatir este tipo de violencia.

«En la época en que se fundó el Departamento de Justicia, el (grupo racista estadounidense) Ku Klux Klan imponía un reinado de terror contra los estadounidenses negros. Más de 150 años después, los supremacistas blancos siguen aterrorizando a los estadounidenses negros y a otras comunidades de color, y el Departamento de Justicia no lo tolerará», dijo.

Clerck apuntó que para evitar nuevos ataques racistas el Departamento de Justicia también está trabajando para detectar «actos no criminales cargados de prejuicios» que se detectan en escuelas, vecindarios o lugares de trabajo.

«También estamos abordando la necesidad de la prevención de los delitos motivados por el odio, a través de la educación y la concienciación. Una estrategia en varios frentes es fundamental para eliminar la raíz y el tronco del odio», apuntó.

El joven asesino llegó a ser sometido a una evaluación psiquiátrica hace un año después de escribir durante una clase en el colegio que quería matarse a sí mismo y a otros.

El personal que lo trató consideró que Gendron no suponía ningún peligro ni sufría ninguna enfermedad mental. EFE

Posted in InternacionalesEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por EFE