PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
Las mujeres ucranianas luchan contra el duelo y la ansiedad
Las mujeres ucranianas luchan contra el duelo y la ansiedad

Leópolis (Ucrania), (EFE). – Natalia Pidlisna y sus compañeros ayudan a mujeres ucranianas que piden apoyo psicológico para gestionar la pérdida y el dolor causado a millones de personas por la invasión rusa, que separa a familias y causa la muerte de miles de ucranianos.

Tras reconocer la necesidad de proporcionar apoyo gratuito a personas en situaciones difíciles, la psicóloga contribuyó a lanzar un proyecto para este fin, con el apoyo de la fundación ucraniana «Renacimiento».

Pidlisna explica a EFE que muchas de las mujeres que piden ayuda se han visto obligadas a huir de sus hogares y trasladarse a una región más segura de Ucrania, generalmente en el oeste, y con frecuencia tienen dificultades para adaptarse a la cultura local.

El proyecto las ayuda a través de la creación de grupos mixtos con diversos orígenes regionales, lo que facilita la socialización y hallar preocupaciones comunes.

En algunos casos, las mujeres, en particular las de mayor edad, se vuelven vulnerables a situaciones de violencia doméstica por parte de miembros más jóvenes de sus familias.

«Tras vivir en viviendas separadas antes de la invasión, se ven forzadas a permanecer en una sola habitación, donde a todo el mundo le falta espacio y todos se molestan unos a otros», señala la psicóloga.

También las mujeres que han permanecido bajo la ocupación rusa se encuentran en ocasiones en situaciones desesperadas.

«Aunque permanecieron en sus hogares, sintieron que les quitaban su patria y su libertad», indica Pidlisna, quien subraya que la invasión ha agudizado problemas previos, lo que conduce en ocasiones a ataques de ansiedad y depresiones severas.

En dichas situaciones, al psiquiatra de la organización no le queda más remedio que decidir un tratamiento tras haber mantenido una cita online, y en algunos casos los medicamentos prescritos tuvieron que ser transportados de contrabando a los territorios ocupados.

Otro problema al que se enfrentan muchas mujeres es el de sobrellevar la pérdida de hijos, nietos o esposos muertos en la guerra.

Las reacciones son muy diferentes, señala Pidlisna, por lo que los especialistas se adaptan a las necesidades de cada usuaria y la ayudan a encontrar un grupo de apoyo.

Una mujer, por ejemplo, llama a la psicóloga sólo para permanecer en silencio y llorar, según relata, ya que no se permite mostrar sus emociones delante de sus hijos y además cuenta con. responsabilidades políticas.

«Lo único que puedo hacer por ella es estar presente para ella y darle la posibilidad de desahogar la tensión y aliviar su desesperación», comenta.

Otras congelan sus sentimientos y actúan como si nada hubiera ocurrido, por lo que el reto consiste en enseñarles a observar sus emociones mientras están realizando tareas sencillas.

Las mujeres que huyeron al extranjero también sufren, aún cuando no se encuentran bajo una amenaza física, ya que luchan contra la culpabilidad de haber dejado el país y no poder ayudar o compartir la experiencia de quienes se quedaron, explica Pidlisna.

A su alrededor la gente sonríe y continúa con una vida normal, mientras que ellas no pueden integrarse y se quedan atrapadas en las redes sociales ucranianas, y con frecuencia dependen de las ayudas sociales de los países de acogida.

Lo que casi todo el mundo siente es ansiedad, subraya Pidlisna. «No depende de dónde estás, de si sufres los apagones o estás bajo la amenaza de los ataques con misiles», declara.

Esta ansiedad hace que en ocasiones las mujeres no puedan cuidar de sus allegados ni de sí mismas y que les cueste concentrarse incluso en las tareas más sencillas.

La solución pasa, según afirma, por transformar esta ansiedad en un miedo específico con el que se pueda trabajar desde un punto de vista psicológico.

La profesional opina que todos los ucranianos están psicológicamente exhaustos, lo que hace que los problemas preexistentes se vuelvan más agudos y también se intensifiquen disputas sobre posturas políticas o sobre elecciones personales realizadas durante la guerra.

No obstante, y a pesar de que a su juicio los ataques rusos contra las infraestructuras civiles tenían como objetivo dañar la moral, los ucranianos están unidos en muchas cuestiones.

«Como país, finalmente resolvimos un problema de autoidentificación, y la frontera entre Ucrania y Rusia está ahora trazada con firmeza, lo que elimina una fuente de tensiones sociales», asegura. 

Posted in Internacionales
agency orquidea

Más contenido por Agencias