PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

NUEVA YORK.– Horrendos crímenes ocurridos recientemente en esta ciudad y la República Dominicana han conmocionado a los dominicanos en la Gran Manzana, por ser entre familiares cercanos y sin aparentes causas.

Por estos crímenes deberían poner ejemplos con severas condenas, incluyendo la propia muerte a sus autores, aunque parezca duro el deseo de nuestra parte, sostienen quisqueyanos en diferentes lugares públicos en el Alto Manhattan, pidiendo no ser identificados.

Se preguntan ¿cómo un hijo asesina su madre? Citando el caso del joven de 20 años que la semana pasada apuñaló hasta la muerte a su mamá Hyun Sook Cho, de 60 años, quien residía en la calle 191 cerca de Station Road en Auburndale, en Queens.

Asimismo, una abuela apuñaló 14 veces a su nieta de 7 años, hecho ocurrido la semana pasada en la avenida Clinton con la calle 169, sector de Morrisania, en El Bronx.

Otros crímenes recientes entre familiares a citar es el de Olga Cardona Hernández, muerta a puñalada por su propio hijo Gabriel, de 33 años, quien cometió el hecho en la residencia de ambos en Deer Park-Brooklyn.

Además, la muerte a tiros de George Jacobs, de 66 años, por parte de su hermano Jethro Jacobs, de 73, en la residencia que compartían en el 230 Place en Queens. El agresor huyó y luego apresado en Florida.

El hispano Henry Gutiérrez, de 31 años, mató a puñaladas a su hermano Oscar, de 53, en su residencia ubicada en el 138-19 de la avenida Jamaica, en Queens.

También, Nikki Secondino mató a puñaladas a su padre, Carlo Secondino, de 61 años, e hirió a dos hermanas, hecho ocurrido en Brooklyn. Fue apresada.

Mientras en la RD citaron la muerte a puñaladas el pasado mes de Dorka Acosta, a mano de su hijo, en el barrio Villa Enriquillo del municipio de Consuelo, en San Pedro de Macorís.

La muerte a puñaladas de Franklin David Tejada, de 17 años, a mano de su padre Francisco Brito Hernández, de 42, cuando su vástago trató de impedir que golpeara una joven en un centro de diversión en Herrera.

Esto ocurrió en noviembre pasado, y el victimario apresado hace pocas semanas.

La reciente muerte en Nagua de los esposos Santos Alcequiez y Marián Altagracia Grullón, quienes fueron mandado a matar por su hijo, Nervin Alcequiez Hilario (Nervin) de 45 años, por lo cual pagó 400 mil pesos, según reporte de la policía.

“Son hechos horribles, lamentables, que llaman a la reflexión más profunda entre los dominicanos”, sostienen.

Posted in Internacionales
agency orquidea

Más contenido por Ramón Mercedes