PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El llamado se ha enfocado en la recuperación económica, procesos de documentación, seguridad y democracia

Amedida que se va acrecentando la crisis e inestabilidad en Haití, en esa misma medida República Dominicana ha intensificado su voz de alarma ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sin embargo, el llamado que desde al menos 22 años encabeza este lado de la isla aparecería que solo queda en dichos diplomáticos.


Tres presidentes de la República: Hipólito Mejía, Danilo Medina y Luis Abinader, y tres cancilleres: Carlos Morales Troncoso (fallecido), Miguel Vargas Maldonado y Roberto Álvarez, han planteado durante las sesiones de la asamblea general y el Consejo de Seguridad de la ONU que se debe brindar la ayuda necesaria a la vecina nación para superar la crisis económica, política y social en la que se encuentra sumergida. Ahora, agudizada con las pandillas y una población civil armada.

Abinader, quien desde que asumió el poder mostró interés en abordar la situación en los diferentes escenarios, llevó a cabo una serie de acciones tendentes a que entre los dos países que conforman la isla. Sin embargo, con el magnicidio del presidente haitiano Jovenel Moïse con quien sostuvo varios encuentros y firmó una declaración conjunta, se ha visto obligado a desarrollar una especie de diplomacia especial para tratar la crisis que traería serias repercusiones para República Dominicana sino se detiene.

En su representación, debido a que suspendió su viaje a la asamblea debido al paso del huracán Fiona, el canciller Álvarez reiteró el llamado que el primer mandatario hizo la pasada semana en la sesión permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA): intervenir porque la situación es un riesgo a la seguridad nacional de este Estado.

Cronología

En septiembre del año 2000, Hipólito Mejía en su única comparecencia en la ONU, hizo un llamado a la comunidad internacional sobre la carga económica que significaba para la nación la numerosa presencia de haitianos en suelo dominicano.


“Ahora más que nunca, solicitamos a la comunidad internacional y a los organismos financieros internacionales proveer los recursos económicos necesarios que permitan encaminar a esta nación por el sendero de la estabilidad y el progreso”, dijo el entonces Ministro de Relaciones Exteriores, Morales Troncoso el 30 de septiembre de 2004 año en que el Consejo de Seguridad aprobó el envío de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití (Minustah) después de que el presidente Jean Bertrand Aristide partiera de Haití para el exilio, en el periodo posterior al conflicto armado que se extendió a varias ciudades en todo el país.


En ninguna de las diez ocasiones en que Leonel Fernández disertó en la asamblea general de la ONU abordó el tema haitiano, según se evidencia en sus discursos y reportes de prensa que recogen sus participaciones.


Pero, diez años después y justo luego de que el Tribunal Constitucional dominicano emitiera la sentencia 168-13 que ordenó un plan de regularización de migrantes y redefinió las condiciones para adquirir la nacionalidad dominicana y afectó a unos 200 mil hijos de haitianos nacidos en el país por lo cual en 2014 se creó una ley especial para dar respuesta a la situación, Danilo Medina retomó el tema del vecino país en su discurso en la asamblea general.

“¡Por favor ayuden a Haití. Ayúdenles a documentar a su gente, tanto en su territorio como el nuestro! Pues la documentación es el primer e indispensable paso para disfrutar de un amplio conjunto de derechos”, dijo Medina al describir la documentación como un paso indispensable para hacer valer los derechos de los haitianos.

Danilo Medina, expresidente de la República
Presidente Danilo Medina en uno de sus discursos en la ONU


Pidió la ayuda de la comunidad internacional en esa nueva era en las relaciones dominico haitiana y indicó que para garantizar el estatus de todos los migrantes haitianos en el país, éstos deben contar primero con documento de identidad de su país de origen, algo de lo que muchos, por desgracia, carecen.


En el Consejo de Seguridad

En el año 2017, el entonces canciller Miguel Vargas Maldonado, le planteó al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, la necesidad de que la comunidad internacional exprese su solidaridad a Haití con acciones más que con palabras.


Vargas fue recibido por Guterres en su despacho donde tuvo la ocasión de explicarle todo el proceso de regularización de extranjeros residentes en República Dominicana, la mayoría de ellos de origen haitiano, “a un elevadísimo costo financiero para el Gobierno Dominicano”.


Pero eso no quedó ahí. Cuando RD fue electa como miembro no permanente de la ONU, en 2019, llamó a la comunidad internacional a asumir su responsabilidad, evaluar la seria crisis que afecta a ese Estado.
El canciller dominicano dijo que la situación haitiana afecta negativamente a la República Dominicana, quien se ha visto precisada a reforzar la seguridad en la frontera mientras el comercio bilateral ha descendido notablemente.

“Lo que vemos allí (en Haití) en estos días parecería rutinario, mas es inaceptable para países como los representados en el Consejo de Seguridad, que creen en el diálogo, el imperio de la ley y la observación escrupulosa de los derechos humanos”, afirmó.

Miguel Vargas, excanciller
El excanciller Miguel Vargaas Maldonado representó a RD en el consejo de Seguridad de la ONU

Pronunciamientos del gobierno de Luis Abinader

En su primera comparecencia presencial en la asamblea general correspondiente al año 2021, uno de los tres puntos señalados por el presidente Luis Abinader fue el problema haitiano.


“Desde que asumimos el poder hemos venido anunciando la posibilidad de que la situación haitiana pueda desbordar las fronteras de ese país, incidiendo como un factor de inseguridad en la región. De ahí, la necesidad de que esta comunidad de naciones asuma con urgencia y de una vez y por todas, la crisis haitiana como una de altísima prioridad y de permanente seguimiento”, expresó el mandatario.


En ese entonces dijo que dominicana ha encarado por años, prácticamente solo, las consecuencias de la crisis en el vecino país y que “no hay ni habrá jamás una solución dominicana a la crisis de Haití”.
El pasado miércoles, el canciller Roberto Álvarez reiteró que los esfuerzos de estabilización en Haití tienen que estar enfocados en la pacificación inmediata y en el diálogo político como únicas vías para acentuar la violencia y el caos.


“Debemos quitarnos las vendas y admitir que la policía haitiana, por sí solo, no va a desarrollar la capacidad para garantizar el orden y someter a las pandillas”, bandas criminales, que han aumentado su poder de asfixia en Puerto Príncipe y que han cometido crímenes que pueden considerarse de lesa humanidad, expresó el canciller respecto al nivel de violencia y criminalidad en ese estado.

El canciller Roberto Álvarez habló en representación del presidente Abinader debido a que canceló su viaje por el paso del huracan Fiona en RD

Posted in País
agency orquidea

Más contenido por Hogla Enecia Pérez