PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO
Cachapas y arepas
Cachapas y arepas

Arepas y cachapas, comidas venezolanas amadas por la mayoría

Cada segundo sábado de septiembre se celebra el Día Mundial de la Arepa, un plato típico venezolano, considerado como uno de los alimentos más nutritivos. Por su parte, cada 4to sábado de agosto es el día de la cachapa, una torta dulce fina de maíz molido con queso. Estas festividades nacen a través de la […]

Cada segundo sábado de septiembre se celebra el Día Mundial de la Arepa, un plato típico venezolano, considerado como uno de los alimentos más nutritivos. Por su parte, cada 4to sábado de agosto es el día de la cachapa, una torta dulce fina de maíz molido con queso.

Estas festividades nacen a través de la Organización Venezolanos en el Mundo, con el fin de  apoyar a sus compatriotas en el exterior, e incentivar la integración y unión.

En un recorrido realizado por elCaribe a Raffo y Cacharepa, dos restaurantes venezolanos, se pudo observar un ambiente acogedor, donde los ciudadanos pueden saborear la comida venezolana.  Como son las arepas y cachapas, entre las más conocidas, y aceptadas.

Sin embargo, el éxito de estos restaurantes esconde en sus dueños historias de superación y desafíos,  debido a que emigrar no siempre es fácil.

La situación que atraviesa el país bolivariano, ha hecho a los venezolanos desplazarse a distintos países de latinoamérica y europa. Sin separarse de su cultura y gastronomía.

Tal es el caso de Rafael y Manuela, dos venezolanos que tuvieron que abandonar su nación para emprender en República Dominicana, país catalogado como su segundo hogar.

Tras su llegada y  luego de emprender por distintas vías sin ningún resultado, Manuela y su esposo preparaban todo para abandonar la nación, cuando un golpe de suerte el 9 de diciembre del 2019 lo cambió todo.

La pareja participó en una feria realizada en Sambil donde vendieron más de 70 mil pesos en chichas (una batida venezolana a base de arroz o sémola de trigo entre otros ingredientes  como leche de vaca, a la que suele agregarse leche condensada, canela, chispas de chocolate o Sirope). 

Es en ese momento cuando deciden registrar el nombre de Rafford y quedarse en el país. En su osadía de salir adelante la pareja de esposos el 4 de febrero del 2020, deciden vender  chichas en la calle Conde, de la Zona Colonial. 

No obstante, tras  la llegada de la pandemia, el negocio iba en declive y la situación económica empeoraba para esta familia, quienes estaban siendo desalojados de su residencia.

7 meses sin hacer nada a punto de sacarnos de la casa, no teníamos dinero. Llegó la pandemia. Fue cuando entonces nace la idea y empezamos a vender por Instagram, y vía delivery. Todo comenzó a fluir y fue muy bueno”, expresó Manuela.

Ante el éxito de las ventas, en Febrero del 2021, la pareja abrió un pequeño local en la Av. Jiménez Moya. Al tiempo se trasladaron a un espacio más habilitado.

Hoy en día Rafford recibe el amor de cientos de dominicanos, así como de otras nacionalidades debido a su sabor artesanal venezolano e historia. Además mantiene carros de comida en dos sucursales.

´´La acogida de la gente ha sido demasiado para nosotros, gracias a todos los dominicanos por apoyarnos´´,  dijo Manuela.

Cacharepa

Este no ha sido el único caso de venezolanos que esconden en sus emprendimientos historias de superación. A este se une otro proyecto como Cacharepa, un restaurante con más de cinco años en el país.

Este restaurante venezolano cuenta con más de cinco sucursales.

“Nos sentimos agradecidos por la aceptación y apoyo que ha tenido Cacharepas”, dijo José Carlos Díaz, supervisor de la sucursal de la Núñez.

Asimismo, indicó a elCaribe que pueden llegar a vender en un día 500 cachapas.

“Nos sentimos privilegiados de cómo la cachapa se ha convertido en un himno de nosotros aquí”, manifestó.

Los venezolanos a pesar de las diversas situaciones y  vicisitudes que atraviesan cada día se levantan a trabajar, ya sea en una empresa o de manera ambulatoria vendiendo arepas, jugos, cachapas, empanadas entre otros, con el ferviente deseo de seguir adelante. 

Posted in PaísEtiquetas
agency orquidea

Más contenido por Ana Aybar