PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

El Ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez, afirmó ayer que es una tradición de República Dominicana y Haití devolver a cada uno de los países a los delincuentes que pertenezcan a una de las naciones, si estos se refugian en algún lado de la isla.

El canciller se expresó en esos términos al ser preguntado sobre el apresamiento en la República Dominicana de uno de los miembros de la banda haitiana acusada de matar a policías del vecino país.

“Nosotros como siempre hemos tenido una cooperación con las autoridades haitianas para intercambiar cualquier persona, cualquier delincuente, que se encuentre en el territorio de un país u otro, después que se comprueben los hechos. Si se comprueba que ha cometido algún delito, pues se devuelve a Haití. Eso ha sido muy común, una tradición”, expresó.

A través de un comunicado, la Policía Nacional dominicana informó que el haitiano Geraldo Brutus, supuesto integrante de una peligrosa banda armada que mató a seis policías en Puerto Príncipe en enero, fue detenido en el suroeste de la República Dominicana.

La Policía dominicana explicó que Brutus fue capturado la noche del lunes durante un operativo desplegado conjuntamente con el Ejército Nacional en el municipio de Duvergé, en la provincia Independencia, fronteriza con Haití.

Al momento de depurarle, las autoridades verificaron que éste era “activamente buscado por su presunta participación en la masacre de los seis policías que pertenecían a la Unidad Departamental de Mantenimiento del Orden (UDMO), ocurrida el 25 de enero pasado en Liancourt, departamento de Artibonite, Haití”, agregó la nota. En el operativo fueron detenidos otros cuatro haitianos, quienes residían de manera ilegal en el país, pero no se dijo se estaban relacionados con el crimen.

Posted in País
agency orquidea

Más contenido por Darielys Quezada