Inician las visitas en cárceles de menores bajo fuerte protocolo

En esta primera etapa las visitas serán cada 15 días.

Desde tempranas horas de la mañana ya había una fila en el centro de reclusión para adolescentes en conflicto con la ley penal “Ciudad del Niño” de padres que acudieron a ver a sus hijos, tras más de un año sin poder visitarlos a causa de la pandemia.

Ayer, los encuentros entre los menores de edad y sus parientes no fueron del todo libres. Estuvo matizado por mascarillas, guantes, batas, lentes protectores y limitado contacto físico.

“Me parece bien, me alegro por mucho de que nos dejen visitar, yo tengo un año que no veo a mi hijo”, contó a este medio la señora Carmen (nombre ficticio), mientras esperaba que la dejaran entrar al Centro de Atención Integral de la Persona Adolescente en Conflicto con la Ley Penal (Caipaclp) “Ciudad del Niño”, ubicado en Hato Nuevo, para visitar a su vástago, que está recluido allí tras participar en un atraco.

El hijo de Carmen cumplió sus 18 años en el centro al que ingresó hace más o menos un año. Aunque mantenía comunicación vía telefónica constantemente con el adolescente, el poder verlo físicamente le causaba alegría.

El caso de Ramón es distinto. Su hijo de 14 años, tiene dos meses recluido y como solo dejaban pasar a un solo pariente por adolescente, tuvo que esperar afuera mientras su esposa estaba adentro.

Otras personas se trasladaron desde las provincias. Una de ellas es Cecilia quien no pudo entrar al centro, pues por un error de comunicación no sabía que tenía que agendar una cita.

Vive en La Romana y cada 15 días se traslada al centro para llevarle alimentos y otras cosas a su hijo de 17 años, que también está allí por un atraco en el supuestamente participó y en el cual fue herido de bala.

“Él me llamó el jueves y me dijo que me iban a dejar entrar, pero me dijeron aquí que a él no le toca, que es por cita”, dijo.

¿Cómo es el protocolo?

Las autoridades establecieron un estricto protocolo de visitas que por ahora se realizan cada 15 días. En un recorrido por el centro, guiado por Elva Núñez, encargada nacional de Atención Integral de la Persona Adolescente en Conflicto con la Ley Penal, y Santo Castillo Pujols, director del centro de “Ciudad del Niño”, reporteros de elCaribe pudieron observar el proceso.

Al entrar, los visitantes eran sometidos a una revisión y toma de temperatura, debían higienizarse las manos y los antebrazos y colocarse guantes. Luego pasaban a un área de espera desde donde eran conducidos al salón de visitas.

Ya en el salón, los menores de edad usaban batas, lentes de protección y guantes para garantizar cero contagios al momento del contacto con su pariente.

Núñez, directora nacional de todos los centros de este tipo, explicó que las visitas solo la puede realizar un pariente directo y es con previa cita. En “Ciudad del Niño”, hay recluidos 252 adolescentes varones, cuya edad oscila entre los 13 a 18 años, informó Castillo Pujols, director del centro.

En Batey Bienvenido no están recibiendo visitas

En el Centro de Atención Integral de la Persona Adolescente en Conflicto con la Ley Penal de Batey Bienvenido, también de Santo Domingo Oeste, ayer no estaban recibiendo visitas. Varios familiares de los menores de edad indicaron que solo estaban dejando pasar los alimentos y algunas pertenencias pero que no los permitían ingresar al centro. “Por hoy las visitas no han empezado, no nos dieron acceso, ellos dijeron que no hay visitas aún, queremos que por lo menos nos dejen ver a nuestro preso”, dijo una señora madre de un adolescente de 18 años.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.