PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

En la República Dominicana convergen distintos tipos de trata interna de mujeres, niñas, niños y adolescentes, que van desde explotación sexual comercial, matrimonio forzado, explotación laboral en el trabajo doméstico hasta su inserción en redes delictivas.

Según una investigación de Tahira Vargas y Segundo Maldonado, auspiciada por el Centro para la Observación Migratoria y el Desarrollo Social en el Caribe (Obmica), el 70% de las víctimas de trata son mujeres violentadas por el ejercicio de poder desigual y autoritario practicado por personas de confianza como padres, tíos, primos o amigos, que ejercen abuso sexual o usufructo de sus cuerpos desde la niñez o la adolescencia.

“La concepción cultural patriarcal del matrimonio como dignificación de la mujer y único espacio de legitimación de su sexualidad, lo convierte en una vía de trata interna con patrones de matrimonio forzado para legitimar a las adolescentes activas sexualmente, así como como una vía para “honrar” a las trabajadoras sexuales”, detalla.

Según las conclusiones del estudio basado en testimonios de sobrevivientes de trata y grupos focales en Santiago, San Francisco de Macorís, San Cristóbal y Santo Domingo, todo comienza con el manejo de círculos de pago y débito de favores desde las relaciones primarias entre familiares y amistades.

Resalta que la falta de conciencia de derechos en las relaciones laborales dentro del trabajo doméstico, colmados con deliverys y centros de diversión nocturnos genera el sometimiento a condiciones de esclavitud y abuso normalizadas por las personas con miedo a denunciar.
La investigación detalla que las personas sobrevivientes de trata vivieron y viven múltiples experiencias de discriminación, abuso sexual, incesto, violencia y exclusión en el seno de sus familias, centros educativos, o por parte de parejas fijas, agentes policiales, amistades y patrones del trabajo doméstico.

Para hacer frente al flagelo los investigadores recomiendan formular campañas para reforzar la equidad de género, los derechos de la niñez y la adolescencia, los derechos sexuales y reproductivos y las nuevas masculinidades.

Abusadores aprovechan la vulnerabilidad

“La captación de las mujeres reproduce la lógica del cabaret con la capitalización de la vulnerabilidad de muchas mujeres, sobre todo en zonas rurales y pueblos para ofrecerles ‘apoyo’ o ‘afectos’. Estos apoyos y afectos se envuelven desde dos direcciones, o enamoramiento o apoyo económico para endeudarlas”, lo se convierte en una gran trampa para su explotación”, subraya.

Posted in Destacado, PaísEtiquetas
agency orquidea