Los terrenos del inexistente parque Manresa en litigio

Compartir
Lo que antes era un centro de diversión familiar, hoy está sumido en el descuido.
Muchos se preguntan qué pasó en los terrenos del desaparecido parque y por qué están arrabalizados

Lo que antes funcionó como un parque-heladería para el esparcimiento familiar en las inmediaciones del Mar Caribe, hoy es un lugar arrabalizado, lejos de lo que un día fue.

No quedan ni rastros de los columpios, los “sube y baja” y otros entretenimientos infantiles que decoraban su entrada y que hacían más amena la degustación de los helados.
Visitar el parque Manresa los fines de semanas se hizo un hábito entre muchos ciudadanos, y algunos rememoran con nostalgia los momentos vividos allí.

“Los padres le decían a los hijos ´si te portas bien, te voy a llevar a Manresa’ era una forma de premiarlos, porque era quizás la única heladería de la ciudad y a los muchachos les encantaba ir (…) recuerdo que todas esas heladerías que hay hoy no existían. Eran muy buenos los helados”, expresó Juana Milagros Sánchez, una ciudadana que fue asidua del lugar.

Son muchos los que se preguntan qué pasó con ese parque tradicional dedicado al sano entretenimiento, que llegó a recibir innumerables guaguas semanales de estudiantes de la ciudad y del interior del país.

Los fines de semana, el lugar se colmaba de visitantes, incluidos adultos atraídos por los bailes folklóricos que se realizaban, los títeres, payasos y magos que se presentaban al aire libre en un escenario completamente natural lleno de pinos, cocoteros, uveros y almendros sembrados a unos pocos metros del mar.

La estructura tenía varios colores entre ellos, lila, rosa, blanco y verde, así como una decoración algo rústica.

El parque Manresa operó desde el año 1987 en los terrenos en la Autopista 30 de Mayo, situados en el kilómetro 11 de la autopista, y dejó de funcionar hace más de una década.

Proceso litigioso

De acuerdo a informaciones ofrecidas por el departamento jurídico de la Alcaldía del Distrito Nacional, fue solicitado en el año 2012 un deslinde de los terrenos donde funcionó el parque Manresa, entre los propietarios de la parcela, la Fundación Activo 20-30, y los administradores de la heladería, la familia de quien fuera el presidente de la compañía heladería Manresa, Julio Subero.

Los terrenos del parque fueron presuntamente donados a la referida fundación mediante el decreto 751784 del 20 de septiembre del año 1975.

La propiedad está establecida dentro del Parque Litoral Sur, y mediante la Ley 305, del 23 de mayo de 1968 es considerada área protegida.

El proceso de deslinde no fue aprobado por el Tribunal Superior de Tierras, que declaró el proceso litigioso por no estar claro el origen de la donación de los terrenos donde estuvo el parque.

Ante ese escenario intervinieron en el proceso judicial el Ayuntamiento del Distrito Nacional (ADN) y el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El departamento jurídico del cabildo informó que tras la desaprobación del deslinde por parte del Tribunal, las partes apelaron, por lo que el proceso quedó pendiente de conocer el recurso de apelación en febrero del año 2020, sin embargo, debido a la pandemia, no fue reanudada la audiencia y fue aplazada sin una fecha establecida.

Es parte de un área protegida?

Una de las inquietudes que surgen entorno al parque, es su posible inclusión, en algún momento, en una zona considerada área protegida, en este caso, dentro del Parque Litoral Sur del Distrito Nacional que abarca todo el Malecón hasta la desembocadura del río Ozama.

El Parque Litoral Sur, estuvo consignado en la ley 305 del 1968, y fue manejado por la Dirección de Parques.

El Ministerio de Medio Ambiente comunicó a este medio que con la emisión de la ley Sectorial de Áreas Protegidas, 202-04, el Parque Litoral Sur quedó fuera del Sistema Nacional de Áreas Protegidas y pasó al Ayuntamiento del Distrito Nacional. “No poseía condiciones para esa designación desde el punto de vista técnico establecido en dicha normativa”, aclaró la entidad.

Algunos ecologistas afirman que el parque es parte de un área protegida. Entre ellos, se encuentra el exviceministro de Medio Ambiente, Eleuterio Martínez.

Escenario de arrabalización

Basta con pasar por el frente de los terrenos del parque Manresa para evidenciar la arrabalización que impera en el lugar.

En la entrada de la estructura hay una banca de lotería y una especie de comedor improvisado que agudiza su apariencia de deterioro.

Además, durante el día y la noche es frecuente que la edificación sea utilizada como refugio de antisociales y una especie de “motel” para trabajadoras sexuales del lugar. Este medio constató que pese a la vigilancia dispuesta, no se impide el acceso de particulares a la zona.

Litigio impide adecentar terrenos

Por haber un proceso litigioso en torno a los terrenos del antiguo parque Manresa está prohibido realizar modificaciones a la estructura, vender, o adecentar el lugar, hasta que se aclare en el Tribunal Superior de Tierras los limites de los actores que integran el proceso judicial. En la parcela hay varias personas que vigilan su entorno, sin embargo el acceso al lugar no está prohibido. De manera esporádica miembros de la Policía Nacional motorizados custodian la zona que suele ser refugio de antisociales e individuos que usan la edificación como cabaña ante el escenario de prostitución que abunda a ojos de todos sin importar que sea de día o de noche.

La periferia del parque suele ser utilizada como parqueo y descanso de camioneros, así como de conductores de autobuses.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir