Retos políticos de Danilo: habilitarse y mantener el PLD en el poder

Compartir
El problema de consensuar una reforma a la Constitución no son las razones, sino el cómo y cuándo se hará

A partir de mañana el presidente Danilo Medina entra en cuenta regresiva para dejar la presidencia de la República el 16 d agosto del 2020, hasta ahora dos periodos de gobierno exitoso, pero de cara a su futuro político tiene dos grandes retos, mantener al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en el poder y lograr consensuar una reforma constitucional que le permita habilitarse políticamente.

En el 2020 el PLD cumplirá cuatro períodos seguidos de gobierno y al día de hoy ese partido marca como el favorito en las encuestas para ganar las elecciones del próximo año, sin embargo, el papel que juegue el presidente de la República será determinante para que el PLD siga gobernando.

Por el contrario, si el PLD sale del poder a pesar de que al día de hoy tiene el viento a su favor, Medina podría cargar con esa responsabilidad que tendrá consecuencias políticas para el liderazgo de la organización que tendrá que enfrentar las bases en el proceso de renovación pautado para el último semestre del 2020.

Las primarias del 6 de octubre definirán con cuál candidato presidencial el PLD pretende mantenerse en el gobierno, si con un delfín de Medina o con Leonel Fernández. Al día de hoy, el expresidente tiene la ventaja para ganar la candidatura presidencial del PLD, mientras el sector del presidente Medina espera elegir un candidato único de un grupo de siete en tres semanas.

El primer reto del sector de Medina antes de las cita de las primarias es lograr la unificación de todos los danilistas en torno al precandidato seleccionado.

Los factores políticos objetivos como el tiempo, el bajo posicionamiento que han dado hasta ahora todas las encuestas de los precandidatos del danilismo, indican que es difícil, no imposible, que en un mes el elegido de Medina pueda ganar las primarias abiertas contra Fernández. En caso de que ese pronóstico se cumpla y el expresidente obtenga la victoria en las primarias sería una derrota simbólica porque se impondría al poder y dejaría a Medina políticamente mermado.

De cara a las primarias es casi seguro que el sector del gobernante logrará un barrido en las candidaturas a cargos congresuales y municipales y si repite la victoria en las elecciones del 2020 Medina podría salir del poder con el control del Congreso y la mayoría de las alcaldías que ahora tiene el PLD.

En el caso de la candidatura presidencial, si el sector de Medina logra la victoria la forma en como la obtenga será determinante para la unidad del PLD, la clave de su éxito electoral y que le ha dado 16 años consecutivos de poder.

Habilitarse o “muerte política”

Sin dudas, que el mayor problema político que tiene el presidente Medina es lograr consensuar una reforma constitucional que lo habilite políticamente ya que el vigésimo artículo transitorio de la Carta Magna le prohíbe presentase para siempre como candidato presidencial.

El problema de ese proyecto no son los temas sino el cómo y cuándo se hace. Sin embargo, las diligencias para esos fines ya las iniciaron figuras políticas de la oposición, el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y el expresidente Hipólito Mejía, del Partido Revolucionario Moderno (PRM). Sin embargo, hasta ahora esa propuesta, que contempla además la unificación de las elecciones municipales con las presidenciales y congresuales, solo ha recibido rechazo y críticas, específicamente por el momento en que se hace.

La reforma a la Constitución para habilitar a Medina no debería ser fruto de una imposición sino de un consenso político que ahora no se vislumbra, pero al parecer el objetivo es lograr que el cambio se haga este año, sea antes o después de las primarias.

Sin embargo, hay sectores políticos, como Luis Abinader en el Partido Revolucionario Moderno (PRM) y Leonel Fernández en el PLD, que podrían quedar muy mal parados ante la opinión pública si se tranzan por una reforma a la Constitución, luego de la dura oposición que hicieron recientemente.

No obstante, en el caso de Fernández desde el 2015 tiene una propuesta que no se ha concretizado de que la Carta Magna sea modificada para hacer más rígida la votación para cambiarla cuando verse sobre la reelección y que además se incluya el referendo obligatorio cuando la reforma verse sobre ese tema.

Abinader también ha propugnado por una reforma que evite que la Carta Magna se cambie cada cuatro años y que haga independiente el Ministerio Público del Poder Ejecutivo.

Pero el momento que se escoja para hacer el cambio podría tener un costo político tanto para Abinader como Fernández, hasta ahora las figuras políticas que marcan punteras para las elecciones del 2020.

En cambio para el presidente Medina el tiempo juega en contra y en la medida en que avance y se despeje el panorama político se le hará más difícil.

¿Cuál es mejor momento para hacer la reforma?

El presidente Medina estaría interesado en que el cambio se haga antes de las primarias del 6 de octubre y se abra el debate desde que se inicie la legislatura de mañana; según fuentes hay sectores del PRM que entienden puede hacerse en noviembre porque estarían interesados en la unificación de las elecciones municipales de febrero con las presidenciales y congresuales y el sector de Fernández en el PLD estaría de acuerdo que la Asamblea Revisora se convoque después de las elecciones de mayo, en el periodo de la transición, para que los cambios lo haga el actual Congreso, la gestión del presidente Medina y sin afectar las elecciones.

Ahora
Habilitar al presidente Danilo Medina es un acto de justicia”, expresó Hipólito Mejía al dar su apoyo a una reforma para esos fines.

Después
Este no es un momento de reformar la Constitución estamos en en un proceso electoral”, dijo Rafael Alburquerque sobre la reforma.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

Compartir