Por la falta de planificación se pierden obras valoradas en 350 millones de pesos

Compartir
Decenas de obras iniciadas por el exalcalde Gilberto Serulle, por un monto de RD$350 millones, están abandonadas, muchas con vicios de construcción. Ejemplo de ellas son el anfiteatro de la ciudad y el boulevard de El Ensueño, cuyas infraestructuras tapan la Cañada de Nibaje, por lo que ambientalistas piden que sean destruidas.

Lugares de la ciudad de Santiago lucen arrabalizados debido obras municipales abandonadas

La inversión de 350 millones de pesos en decenas de obras levantadas por la pasada gestión municipal, algunas con adelantos a contratistas, podrían ser echada por la borda, debido a que están abandonadas o tienen vicios de construcción.

Un caso palpable es el del Boulevard de El Ensueño, cuyas obras de infraestructura taparon la Cañada de Nibaje, y que organizaciones ambientalistas proponen ahora su demolición.

También, la gestión de Gilberto Serulle entregó al grupo Fantedom SRL la suma de cinco millones de pesos para el anfiteatro que se encuentra arrabalizado y que ahora es ocupado por consumidores de drogas. En el centro del espacio, que sería utilizado para presentaciones artísticas, se formó una gran laguna y permanece arropado por la maleza y los desperdicios de basura y materiales plásticos.

Moradores del Retiro I dicen que a pesar de que la alcaldía mantiene un hombre de nacionalidad haitiana como vigilante, los delincuentes lo utilizan como guarida nocturna. El exregidor del Partido Liberal (PAL), Domingo Ureña, establece que, a pesar de que se otorgaron partidas para muchas de estas obras, los contratistas no la asumen, pues permanecen olvidadas por la actual gestión municipal de Abel Martínez. “Uno de los inconvenientes que tiene es que de 48 millones que estimaban gastar para el boulevard del arroyo de Nibaje, 20 fueron facilitados por el Ministerio de Planificación y Desarrollo y otros nueve por la Cepal, por lo que sería muy difícil demoler las edificaciones levantadas”, expresó.

Inversiones

Con el boulevard de las Hermanas Mirabal, la pasada gestión tenía previsto invertir 12 millones de pesos. Se entregaron, como partida al ingeniero José Nicolás Sabater, la suma de dos millones. La obra fue retomada por la alcaldía actual y será apadrinada por el Consejo de Zona Franca, el cual invertirá 32 millones de pesos.

En la administración de Abel Martínez, también fueron trasladados a la comunidad El Ingenio los vendedores informales del mercado de Pueblo Nuevo. Para la construcción del nuevo espacio que utilizarían se entregaron 12 doce millones de pesos a la empresa Grupo Inversiones Latinoamericano SRL. Por la salida de los vendedores hacia un solar en la autopista Joaquín Balaguer, el local permanece cerrado.

El 23 de febrero de este año, el alcalde adelantó que en el espacio que la alcaldía habilitó para el nuevo mercado de El Ingenio se harán otras actividades que ya estaban contempladas, por lo que la inversión no se perderá. A la fecha, esto no se ha cumplido, y al igual que las obras dejadas por Gilberto Serulle, luce abandonada y con poco mantenimiento.

Otro de los espacios que está abandonado y que presenta deterioro es el edificio central que comenzó a levantar el entonces alcalde José Enrique Sued, al final de su gestió en el 2010. El local de dos niveles, está ubicado en la avenida 27 de febrero en la carrera Santiago-Tamboril. La inversión era de 28 millones de pesos; y para ello, varias instituciones aportaron para dejar iniciados los trabajos, que aún se encuentran en un 60 por ciento y permanece ocupado por familias haitianas y por la oficina de una ruta del transporte público.

Sobre la construcción de la obra, la gestión de Gilberto Serulle dijo que no podía terminarla, debido a que presentaba vicios de construcción, mientras el ingeniero encargado de construir la edificación reclamó el pago de 14 millones de pesos, pero en las investigaciones asumidas por el cabildo supuestamente determinaron que era éste quien le adeudada un millón.

También se perdieron recursos invertidos en el proyecto Paseo del Río Yaque del Norte, donde luego de una inversión millonaria, la alcaldía desistió ante la andanada de críticas. Dentro de las iniciativas que mayor valoración tuvo la pasada gestión fue la construcción de viviendas para ubicar a personas que vivían próximos a cañadas; sin embargo, el pecado radicó en que estos apartamentos se construyeron de manera administrativa. A poco tiempo de inaugurados y entregados, los beneficiarios de estos proyectos levantados en tres puntos del muncipio comenzaron a denunciar vicios de contrucción.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4
Compartir