ESCUCHA ESTA NOTICIA

Santo Domingo.- Los nutrientes específicos podrían tener un rol fundamental en el envejecimiento saludable del cerebro, encuentra un estudio reciente.

Además, esos nutrientes se correlacionan estrechamente con los que se encuentran en la dieta mediterránea, un patrón de alimentación que ya se asocia con un envejecimiento cerebral saludable, informan los investigadores.

Los nutrientes identificados «se alinean con el extenso cuerpo de investigación en el campo que demuestra los efectos positivos para la salud de la dieta mediterránea, que enfatiza los alimentos ricos en estos nutrientes beneficiosos», dijo el investigador sénior, Aron Barbey, director del Centro de Cerebro, Biología y Comportamiento de la Universidad de Nebraska-Lincoln.

En el estudio, los investigadores tomaron muestras de sangre y realizaron pruebas de la función cerebral y resonancias magnéticas en 100 personas cognitivamente sanas de 65 a 75 años de edad.

El análisis reveló dos tipos diferentes de envejecimiento cerebral entre los participantes, acelerado y más lento de lo esperado.

Los que tenían un envejecimiento cerebral más lento tenían un perfil nutricional distinto en sus muestras de sangre, muestran los resultados.

Los biomarcadores sanguíneos de nutrientes beneficiosos incluyeron una combinación de:

Ácidos grasos (vaccénico, gondoico, alfa linolénico, elcosapentaenoico, eicosadienoico y lignocérico).

Antioxidantes y carotenoides, incluyendo cis-luteína, trans-luteína y zeaxantina

Dos formas de vitamina E.

Colina, un nutriente esencial.

Este perfil se correlaciona estrechamente con el de la dieta mediterránea, anotaron los investigadores.

Esos patrones de nutrientes «son promisorios y tienen asociaciones favorables con las medidas del rendimiento cognitivo y la salud del cerebro», señaló Barbey en un comunicado de prensa de la universidad.

Investigaciones anteriores sobre nutrición y envejecimiento cerebral se han basado en cuestionarios de alimentos, que dependen de que los participantes recuerden lo que han comido.

Este es uno de los primeros y más grandes estudios que revisan los marcadores sanguíneos de los niveles de nutrientes, y combinan esos datos con imágenes cerebrales y pruebas cognitivas, dijeron los investigadores.

«Esto nos permite construir una comprensión más sólida de la relación entre estos factores», dijo Barbey.

«Vamos más allá de simplemente medir el rendimiento cognitivo con las pruebas neuropsicológicas tradicionales», anotó Barbey. «En cambio, examinamos simultáneamente la estructura, la función y el metabolismo del cerebro, demostrando un vínculo directo entre estas propiedades cerebrales y las habilidades cognitivas. Además, demostramos que estas propiedades cerebrales están directamente relacionadas con la dieta y la nutrición, como lo revelan los patrones observados en los biomarcadores de nutrientes».

Los hallazgos se publicaron en la edición del 21 de mayo de la revista Nature Aging.

Los investigadores planean continuar estudiando este perfil de nutrientes y su papel en el envejecimiento cerebral saludable. Esperan que los hallazgos sienten las bases para terapias que promuevan la salud del cerebro.

«Un próximo paso importante implica la realización de ensayos aleatorios y controlados», dijo Barbey. «En estos ensayos, aislaremos nutrientes específicos con asociaciones favorables con la función cognitiva y la salud del cerebro, y los administraremos en forma de nutracéuticos», que son alimentos o suplementos diseñados para mejorar la salud.

«Esto nos permitirá evaluar definitivamente si el aumento de los niveles de estos perfiles nutricionales específicos conduce de manera confiable a mejoras en el rendimiento de las pruebas cognitivas y las medidas de la estructura, la función y el metabolismo del cerebro», agregó Barbey.

Posted in Salud

Más de panorama

Más leídas de panorama

Las Más leídas