PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Venezuela, Puerto Rico y RD

El periódico el Nuevo Herald, que se publica en español en la ciudad de Miami, traía un artículo a la firma de Antonio María Delgado, donde afirma que nuestra economía corre el mismo riego que las de Venezuela y Puerto Rico.

El periódico el Nuevo Herald, que se publica en español en la ciudad de Miami, traía un artículo a la firma de Antonio María Delgado, donde afirma que nuestra economía corre el mismo riego que las de Venezuela y Puerto Rico.Tal comparación dista mucho de la realidad, ya que las circunstancias son totalmente diferentes en cada uno de los tres países. Puerto Rico, fruto del aumento de gastos y el haber permitido que perimieran las facilidades contributivas que recibían las empresas norteamericanas, bajo la sección 931 del código de rentas internas, las grandes farmacéuticas que generaban gran parte del empleo industrial de la isla desaparecieron.

La isla del encanto no pudo cumplir con el pago de la deuda y el pasado gobernador, Alejandro García Padilla, en un discurso televisivo para justificar la imposibilidad de hacer frente al pago de cuotas vencidas de la deuda externa decía “enfrentamos una falta de liquidez para satisfacer tanto las necesidades de nuestros acreedores como los servicios de nuestra gente, he tenido que elegir y decidí que las necesidades básicas están por encima de todo”.

Este es el tercer incumplimiento de pago de Puerto Rico, que enfrenta una deuda externa de 72,000 millones de dólares, con apenas poco más de 3 millones de habitantes, y siendo el turismo el único sector en crecimiento, de una economía que lleva más de nueve años en recesión. En los últimos dos años el 23% de los puertorriqueños han partido hacia Estados Unidos.

En estos momentos se discute en el Senado de los Estados Unidos la aplicación de reducción de tasas de manera temporal, para aquellas empresas que se instalen y de esa forma generar recursos con los cuales hacer frente a la iliquidez que afecta la economía.
Venezuela atraviesa no sólo por una enorme crisis económica sino también política. En diciembre debieron celebrar, de acuerdo a la constitución, elecciones de gobernadores. La misma no se llevó a cabo bajo la excusa de que no había tiempo para organizar la misma.

El Gobierno tenía más que claro que perdería prácticamente todas las gobernaciones, que esto resultaría peor que la pérdida del control congresional. La economía, fruto del populismo del régimen y los bajos precios del petróleo, enfrenta una crisis de desabastecimiento que se pretende conjugar con medidas confiscatorias, como las de diciembre, donde se obligaba a vender a los productores y comerciantes por debajo del costo, al precio de la divisa preferencial la cual estos no recibían, debiendo recurrir al mercado paralelo.

Muchas empresas han decidido cerrar, otras mantienen una fachada de producción o de venta para no ser penalizados. El producto interno bruto se contrajo en cerca de un 3.3% y la inflación fue cercana al 700%.

Para este año, se estima que la economía seguirá su caída libre y que difícilmente el régimen de Maduro pueda llegar al término, establecido por la Constitución, del 2018.
¿Cuál es el panorama económico de la República Dominicana? El Banco Mundial al referirse a nuestra economía dice que superamos los riesgos de la recesión mundial y que es la economía que más creció en la región.

Según cifras provisionales, la economía creció en un 6.6%, el mayor de la región, impulsada por turismo y minería. Se estima que este año también el crecimiento será mayor del 5%, muy por encima del promedio de la región. Mantenemos una estabilidad cambiaria con una devaluación de la moneda muy por debajo de países como México y Colombia. Incluso, para el análisis de algunos, entre los que me incluyo, sobrevaluada como parte de la política económica del Banco Central, pero estable bajo cualquier análisis económico.

¿Quiere esto decir que tenemos una economía perfecta, libre de presiones? No hay forma de aceptar el análisis del columnista del Nuevo Herald, el cual no me atrevería a señalar como mal intencionado sino ausente de datos reales.

No existe nada perfecto y sin duda hay variables de nuestra economía que debemos mejorar. El gasto excesivo, el endeudamiento, pero no comparable con el de las otras dos naciones, pues aún cuando el servicio de nuestra deuda es elevado, los fondos para pagar, están consignados en el presupuesto y no hemos incumplido con el pago de nuestros compromisos externos.

Incluso, en momentos que el país tenía un acuerdo con el FMI logró pagar la factura eléctrica a 45 días, algo que el vecino país no ha logrado hacer. Logramos pagar la deuda con Petrocaribe ventajosamente, gracias a la calificación de riesgo del país que nos permitió colocar bonos en el mercado internacional, reduciendo nuestra deuda de forma importante.

Nuestro turismo crece dos dígitos, la minería y telecomunicaciones son fundamentales, el comercio por igual, las zonas francas son un puntal de la economía, la agricultura suple mucho de nuestras necesidades, la industria espera que se acuerden de ella. Tenemos pendiente una mejor distribución de los ingresos, una verdadera reforma fiscal, evitar la competencia de productos que entran libre de impuestos frente a otros que los pagan; pero amigo, no nos compare que somos muy diferentes.

Posted in Edición Impresa, Panorama
agency orquidea