El 2012 registra el mayor salto de la deuda pública

    El año 2012 es el período que registra el mayor salto absoluto de la deuda pública dominicana en la última década, comportamiento que estuvo muy condicionado por compromisos para el sector eléctrico.Según un análisis publicado por el Banco Central en su “Página Abierta”, un foro de opinión en el cual los técnicos de la institución analizan diferentes temas económicos, “en el 2012 la deuda del sector público no financiero (SPNF) se incrementó en unos US$2,642 millones”, hasta alcanzar el equivalente al 32.6% del producto interno bruto (PIB). Ese incremento se explica fundamentalmente, según el análisis del Banco Central, “por una emisión de bonos de US$500 millones para pagar el déficit corriente acumulado por la CDEEE (Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales), US$750 millones recibidos de asistencia para la compra de combustibles a través del acuerdo de Petrocaribe, y unos US$700 millones en nuevos préstamos contraídos con la banca local”.

    El análisis del Banco Central, dirigido a precisar  cifras y metodología de cálculo de la deuda pública dominicana, resalta el impacto que han tenido los choques internos y externos en los niveles de endeudamiento. “Entre los años 2003-2004, la economía dominicana atravesó la peor crisis financiera de su historia”. El programa de estabilización aplicado tuvo un costo significativo en términos de stock (monto) de deuda de la economía dominicana debido principalmente al rescate financiero de tres bancos. Entre el 2002 y el 2004 la deuda pública externa del sector público no financiero aumentó de 14.7% a 24.5% del PIB, o su equivalente a US$1,800 millones, mientras que el Banco Central tuvo que emitir en títulos de deuda unos US$3,000 millones (14% del PIB), como resultado de operaciones de mercado abierto implementadas para reducir la espiral inflacionaria que afectaba la economía entonces, explica el análisis.  Destaca, asimismo, que entre 2005 y 2007 “se logró estabilizar el ratio de deuda total del SPNF sobre el PIB, manteniéndose en un promedio de 19.7% del PIB, debido al bajo crecimiento promedio del stock de deuda (4.7% y del significativo crecimiento promedio” de la economía (23.5), ambos medidos en dólares nominales”.

    El análisis del BC enfatiza que “como toda economía pequeña y abierta, la República Dominicana no estuvo exenta de sufrir los embates de la crisis internacional”, y que entre 2007 y 2009 las exportaciones dominicanas cayeron 23.4%, caída que fue acompañada de ligeros descensos en los flujos recibidos por turismo y remesas. “Como resultado, en octubre de 2009, el Gobierno dominicano firmó un acuerdo Stand-by con el FMI por un monto de US$1,700 millones, de los cuales aproximadamente US$320 millones fueron desembolsados en noviembre de 2009”. En ese momento, el stock de la deuda pública, que el Banco Central afirma que “guarda una estrecha  relación con la acumulación de los déficits del Gobierno”, revierte su tendencia decreciente y el SPNF incrementa su deuda desde un 18.2% en el 2007 hasta 28.4% del PIB en 2009, según cifras publicadas por la Dirección de Crédito Público. Siguiendo el desarrollo de la deuda, el BC dice que en el período 2010-2011 el stock de deuda pública del SPNF incrementó “moderadamente en casi US$1,775 millones, ó 3.2% del PIB, cuando la economía recibió un desembolso de US$886 millones del acuerdo” firmado con el FMI.

    Tras indicar el salto de US$2,642 millones que se produjo en la deuda durante el 2012, el análisis destaca que “las economías en vías de desarrollo, las cuales se caracterizan por un bajo nivel de capital y tasas de retorno relativamente atractivas, necesitan recursos externos para financiar su crecimiento, sobre todo cuando se encuentran en la parte baja del ciclo económico”.

    Economías pobres necesitan préstamos

    Tras indicar el salto de US$2,642 millones que se produjo en la deuda durante el 2012, el análisis destaca que “las economías en vías de desarrollo, las cuales se caracterizan por un bajo nivel de capital y tasas de retorno relativamente atractivas, necesitan recursos externos para financiar su crecimiento, sobre todo cuando se encuentran en la parte baja del ciclo económico”.

    Luego de explicar que algunos cálculos de economistas sobreestiman en US$8,000 millones la deuda pública consolidada, porque la  calcularon en un inadecuado soporte metodológico, el Banco Central plantea en su análisis que “el debate sobre la deuda pública dominicana es importante, no solo por un asunto de sostenibilidad de largo plazo, sino también por las restricciones presupuestarias que su servicio puede imponer al Gobierno en el corto plazo.

    No obstante, consideramos prudente incorporar en el análisis tanto los aspectos teóricos y metodológicos aportados en este trabajo, como el esfuerzo que las autoridades fiscales realizan para ajustar el gasto, mejorar los ingresos e invertir estratégicamente los recursos de los contribuyentes”, señala.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.