PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

La civilización tal y como la conocemos, está en franco proceso de desaparición. Muchos no lo ven, pero en 20 a 30 años, estará solamente vigente y mandante en la Tierra la generación de los que hoy tienen entre 15 y 25 años.

Esa generación, salvo pocas excepciones, carece de referentes culturales que no sean Bad Bunny, Tokischa, Ñengo Flow, Anuel AA y Yailín La Más Viral, etc. Mientras más falsos y más indecentes, mejor.

La decencia ha sido una de las vigas que han mantenido apuntalada la civilización actual (léase la cultura tal y como la conocemos); otros han sido el pundonor, el respeto, el amor propio, la honra. En fin la ética y la moral.

La generación encargada de enterrar la cultura y la evolución del ser humano, o sea lo que nos diferencia de los primates, no soporta leer un libro, a lo más se leen las primeras páginas de El Principito y lo dejan por aburrido.

Pero si acaso encuentras alguien que se haya leído algo, no pasa de El Alquimista de Paulo Coelho, ese Ricardo Arjona de la novela.

La generación encargada de apagar la luz sabe quién es La Perversa, pero jamás ha escuchado hablar de un tal Serrat. Se gozan a Rochy RD y no saben quién es Sabina. Perrean con Kiko El Crazy pero ignoran que hay alguien que se llama Pablo Milanés.

¿Adónde irán a dar los Yoryi Morel, los Bidó, los Guillo Pérez? ¡No digamos ya los Rembrandt, los Van Gogh y los Matisse! ¿Alguien los recordará? ¿O los seguirán escupiendo o lanzando pasta de tomate a sus lienzos en los museos? ¿Existirán museos o solo NFT? ¿Para qué las galerías de arte, si existen las paredes en las calles! Y mientras más kitsch los murales, mejor. Dirán.

¿No confundirán acaso a Picasso con Luis Vuitton? ¿O a Da Vinci con Cartier? ¿Quedará alguna película de Truffaut o de Buñuel, de Kubrick o Kurozawa?

Estamos a la vuelta de hoja de que este mundo como lo conocemos se esfume. Según Byung-Chul Han: “La digitalización desmaterializa y descorporeiza el mundo. También suprime los recuerdos. En lugar de guardar recuerdos, almacenamos inmensas cantidades de datos”. ¡Y eso es ahora mismo!

La batalla está perdida.

Posted in Sin categoría
agency orquidea

Más contenido por Alfonso Quiñones