PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

La esencia del arte criollo

Existen diversas formas de dar a conocer la cultura de una nación, aquello que la hace única y la diferencia de las demás, ya…

La esencia del arte criollo

Existen diversas formas de dar a conocer la cultura de una nación, aquello que la hace única y la diferencia de las demás, ya…

Existen diversas formas de dar a conocer la cultura de una nación, aquello que la hace única y la diferencia de las demás, ya sea a través de los condimentos que dan sabor a la gastronomía local, los instrumentos que ponen ritmo a las canciones que hacen latir corazones nostálgicos o por medio de aquellos artículos elaborados con materiales y manos nativas con la finalidad de no dejar en el olvido nuestros orígenes: la artesanía.

La República Dominicana cuenta con un legado artesanal amplio y de importante valor histórico, cuyo conocimiento se ha transmitido de generación en generación, lo cual debemos valorar.

Según explica Xiomarita Pérez, Directora Nacional de Folklore del Ministerio de Cultura, el arte dominicano surge en la época de los taínos, quienes trabajaban la artesanía primitiva y utilitaria con materiales de su entorno. Todo con técnicas creadas de manera autodidacta.

La madera, hueso, piel, cuero, metales, concha, barro, coco, higüero, piedra… son la materia prima que da forma al arte de nuestra tierra. También forma parte de ésta la «cestería», artículos elaborados con fibras naturales como cabuya, guano y cana, técnica utilizada por los taínos, al igual que hoy en día.

«Los artículos que conforman la artesanía criolla son los que tienen un simbolismo e identidad que lo hacen propio de nuestro país, aquellos están elaborados con materia prima nativa», define Pérez, quien apela a la valorización de esta manifestación artística nacional.

Símbolo de identidad. La muñeca sin rostro, el gallo tallado a mano, las máscaras de carnaval, el sombrero de Gurabo, las maracas, cuadros de paisajes con playas, accesorios en ámbar y larimar, así como la recreación taína de los Hermanos Guillén, son algunos de los artículos más representativos de la cultura dominicana, que al mismo tiempo «hablan» por sí solos sobre las distintas etapas de la histórica local y de la evolución de la misma.

«Estos símbolos representan la cotidianidad del dominicano, pues son hechos a imagen y semejanza de lo que vivimos a diario», agrega Xiomarita.

Y es que la artesanía es uno de los renglones más relevantes de la cultura tradicional o folklore, en vista de que la identidad está presente y ese es el sello que más se proyecta a nivel mundial. Cada país tiene sus tradiciones y por ende, su identidad, que es lo que distingue una sociedad de otra.

«No a todo se le llama artesanía, ésta tiene un simbolismo, una identidad. Se están elaborando accesorios (bastante creativos), pero no tienen el sello de nuestra cultura, como está sucediendo también en el renglón de carnaval, con algunas máscaras, que tienen un sello foráneo, porque para esos comerciantes lo que importa es vender y esto nos puede llevar a la deformación de nuestra cultura. Los turistas quieren vernos como somos, no una imitación de otras culturas”, aclara.

Posted in Sin categoría

Existen diversas formas de dar a conocer la cultura de una nación, aquello que la hace única y la diferencia de las demás, ya sea a través de los condimentos que dan sabor a la gastronomía local, los instrumentos que ponen ritmo a las canciones que hacen latir corazones nostálgicos o por medio de aquellos artículos elaborados con materiales y manos nativas con la finalidad de no dejar en el olvido nuestros orígenes: la artesanía.

Desde siempre el ser humano ha tenido la necesidad de expresarse y dejar un legado a las generaciones venideras, los dominicanos no somos la excepción.

La República Dominicana cuenta con un legado artesanal amplio y de importante valor histórico, cuyo conocimiento se ha transmitido de generación en generación, lo cual debemos valorar.

Según explica Xiomarita Pérez, directora Nacional de Folklore del Ministerio de Cultura, el arte dominicano surge en la época de los taínos, quienes trabajaban la artesanía primitiva y utilitaria con materiales de su entorno. Todo con técnicas creadas de manera autodidacta.

La madera, hueso, piel, cuero, metales, concha, barro, coco, higüero, piedra son la materia prima que da forma al arte de nuestra tierra. También forma parte de ésta la “cestería”, artículos elaborados con fibras naturales como cabuya, guano y cana, técnica utilizada por los taínos, al igual que hoy en día.

“Los artículos que conforman la artesanía criolla son los que tienen un simbolismo e identidad que lo hacen propio de nuestro país y que están elaborados con materia prima nativa”, define Pérez, quien apela a la valorización de esta manifestación artística nacional.

Símbolo de identidad

La muñeca sin rostro, el gallo tallado a mano, las máscaras de carnaval, el sombrero de Gurabo, las maracas, cuadros de paisajes con playas, accesorios en ámbar y larimar, así como la recreación taína de los Hermanos Guillén son algunos de los artículos más representativos de la cultura dominicana, que al mismo tiempo “hablan” por sí solos sobre las distintas etapas de la histórica local y de la evolución de la misma.

“Estos símbolos representan la cotidianidad del dominicano, pues son hechos a imagen y semejanza de lo que vivimos a diario”, agrega Xiomarita.

Y es que la artesanía es uno de los renglones más relevantes de la cultura tradicional o folklore, en vista de que la identidad está presente y ese es el sello que más se proyecta a nivel mundial. Cada país tiene sus tradiciones y, por ende, su identidad, que es lo que distingue una sociedad de otra.

“No a todo se le llama artesanía, ésta tiene un simbolismo, una identidad. Se están elaborando accesorios (bastante creativos), pero no tienen el sello de nuestra cultura, como está sucediendo también en el renglón de carnaval, con algunas máscaras, que tienen un sello foráneo, porque para esos comerciantes lo que importa es vender y esto nos puede llevar a la deformación de nuestra cultura. Los turistas quieren vernos como somos, no una imitación de otras culturas”, aclara.

Cómo se “mueve” el mercado

Sin dudas, existe una demanda favorable en el sector turístico por parte de los extranjeros que buscan estos elementos para tener un recuerdo de su estadía en la República Dominicana. Pero ¿Qué pasa con los consumidores locales? ¿Son poco asequibles para “el bolsillo” de los dominicanos estos artículos? ¿O no les resulta atractiva la oferta?

Para la representante de la Dirección Nacional de Folklore del Ministerio de Cultura, esta manifestación artística-cultural es sumamente atractiva (aunque el que sea o no atractiva no debe ser un factor para dejar de apreciarse). El problema de que a nivel local no genere un interés para su consumo, se debe a la poca valorización de estos productos, al desapego de lo autóctono. Según Pérez, “los dominicanos tienden a no amar lo suyo y a querer imitar lo foráneo”.
También apunta otro factor, el interés meramente económico: “producir para vender, no para mostrar a través del arte lo que somos, pues tenemos muy buenos artesanos y con mucha creatividad y habilidad”.

Pero esto no debe ser juzgado con severidad, ya que el productor local debe enfrentarse con artesanías que se promueven como “made in RD”, pero que carecen de elementos de identidad de los dominicanos.

Bueno, bonito y caro

Al momento de querer adquirir una artesanía de calidad y que resalte la verdadera herencia nacional puede ser que sea un poco “doloroso para el bolsillo”, pues encontrar una pieza que cumpla con dichos requisitos suele tener un precio un poco elevado en comparación con el poder adquisitivo del dominicano, que aunque quiera complementar la decoración de su casa u oficina con una artesanía criolla, lo piensa dos veces. Pero quien quiere calidad, debe pagar por ella.

“Los dominicanos consumen los artículos más baratos porque parece que solo se producen para consumo extranjero. Es más barato comprar una piedra preciosa en Brasil o Colombia que un collar de ámbar o larimar en mi país”, considera Pérez, quien entiende que se deben regular los precios.

Posted in Sin categoría
agency orquidea