PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Falla en semáforos

A las muchas dificultades que hoy afrontan los capitaleños, ahora viene a sumársele el de tantos semáforos que se hallan actualmente…

A las muchas dificultades que hoy afrontan los capitaleños, ahora viene a sumársele el de tantos semáforos que se hallan actualmente fuera de servicio y las muchas intersecciones de importantes calles y avenidas carentes de esos aparatos electrónicos reguladores del tránsito vehicular.

Esa situación agrava aún mucho más el problema generado por la gran cantidad de vehículos que se desplazan por la vía pública y la  renuencia de muchos conductores a cumplir con disposiciones contempladas en la Ley 241 sobre la materia.

Precisamente, las mayores  faltas en este orden corresponden a la violación de la luz roja de parte de conductores desaprensivos, sobre todo del denominado servicio del concho y de las llamadas  voladoras y moto-conchitas.

Lo peor del caso es la indiferencia y tolerancia de muchos de los policías de la Amet ante el abusivo proceder de esos conductores violadores de la ley y el orden.

Violar un semáforo en luz roja puede considerarse, sin caer en exageración, en una acción criminal que, por cierto, ya ha costado la vida a muchos ciudadanos que sí confían en las leyes y demás disposiciones legales.

Tal como establecen las normas sobre la materia, la luz verde de los semáforos permite el libre paso vehicular, tomando en cuenta la luz amarilla de prevención que aparece al producirse el cambio en el sistema.

Es ahí cuando siempre se producen las colisiones por la irresponsabilidad de los conductores que suelen continuar la marcha de sus vehículos, hallándose ya en rojo el semáforo.

Esa es una situación que se da constantemente en las intersecciones donde el tránsito vehicular se trata de controlar mediante el sistema de semaforización.
Y lo que más irrita al ciudadano respetuoso es, precisamente, que tal violación, muchas veces ocurre ante la mirada pasiva y tolerante de las autoridades competentes. Los constantes apagones en el sistema energético son otra de las causas que afectan la funcionalidad de los semáforos.

Posted in Sin categoría
agency orquidea