Diego de Moya cree detener el Metro tendrá un costo político

    El presidente de la Cámara Dominicana de la Construcción (Cadocon), Diego de Moya Canaán, advirtió ayer que el Presupuesto Nacional de 2014 no fue diseñado con un criterio desarrollista, sino más bien inclinado y muy pendiente de la labor social. De hecho, a De Moya le preocupa sobremanera que se haya reducido la asignación de recursos para el Ministerio de Obras Públicas y que se haya eliminado la partida para la continuación de la segunda línea del Metro, una obra de envergadura e importancia.

    “Yo creo que eso tendrá un costo político demasiado elevado para este gobierno. El Metro es una obra muy necesaria, sobre todo en la zona este (municipio Santo Domingo Este), debido a la cantidad de habitantes que tiene. Es un millón de habitantes que tiene. Es igual que Santiago”, apuntó De Moya, entrevistado en el Almuerzo Semanal de Multimedios del Caribe. El representante del sector construcción estuvo acompañado en la entrevista de dos miembros de la Cadocon: Michel El-Hage, presidente de la firma HAGECO, Ingenieros y Arquitectos, y de Álvaro Peña, presidente de Codelpa, una empresa de ingeniería.

    De Moya criticó que no se haya usado el primer peso de los fondos de pensiones para dinamizar la construcción, a pesar de que esos fondos junto a los de los peajes impactarían positivamente si van a una fiducia. Resaltó que los peajes generan un gran movimiento de dinero.

    “En nuestro país hablamos mucho del desarrollo de Chile, donde todas las obras se hacen con los fondos de los trabajadores. Y uno puede ver los letreros indicando que las obras fueron financiadas con esos fondos, pero aquí no se ha usado el primer peso de esos fondos para construcción alguna”, indicó.

    Una bujía inspiración

    El sector construcción, según De Moya, es lo que motoriza y más mano de obra genera por cada peso invertido. Sin embargo, ese ramo que refiere el experto registró una caída del 4.3% en el primer semestre de este año, de acuerdo al Banco Central. La utilización de los fondos (vía una fiducia) que propone De Moya es para el sector privado dominicano. De paso, el dirigente aprovechó muy bien la entrevista realizada por el director de elCaribe, Osvaldo Santana, el jefe de Redacción de Apertura, Héctor Marte, y la coordinadora de elCaribe Digital, Sandra Guzmán, para resaltar que el país cuenta con excelentes profesionales para embarcarse en la construcción de cualquier proyecto, sin importar la magnitud y la naturaleza del mismo. “Nosotros estamos en capacidad de absorber los fondos que sean necesarios. Si nosotros usamos dinero de los peajes y de los fondos de pensiones no tenemos por qué temer”, sostuvo.

    El país cuenta con el instrumento legal para hacer eso que plantea De Moya, a través de la Ley 189-11, sobre Desarrollo del Mercado Hipotecario y el Fideicomiso. “Pero falta voluntad política”, asegura el presidente de la Cadocon.
    Partiendo de su experiencia, planteó que cuando el sector público invierte en construcción, el sector privado necesariamente va en el mismo sentido. “Ese es un asunto que se ha venido viendo dentro del desarrollo de la economía dominicana durante los últimos años. Cuando el sector público construye, el privado lo hace más lento”, expresó.

    Prioridad a los dominicanos

    Diego de Moya aseguró que las empresas dominicanas han demostrado la capacidad gerencial e instalada en el país para hacer lo que sea necesario, tanto en el aspecto habitacional como de otro tipo de infraestructura.

    “Lo que este muchacho ha hecho en hotelería es una demostración de eso. Es asombroso que él esté trabajando en Jamaica y en Haití”, dijo De Moya, señalando a Álvaro Peña, representante de Odelpa. Y rápidamente se refirió a Michel El-Hage, otro gran experto ligado a la ingeniería y arquitectura.

    El representante de la Cadocon hizo ese preámbulo para resaltar que República Dominicana tiene tantos profesionales de la construcción preparados que está exportando capacidad para otras naciones. Pero además, De Moya dejó claro que las obras en este país tienen que ser realizadas por profesionales locales. “República Dominicana tiene que ser construida por dominicanos”, planteó.

    De otro lado, De Moya dijo que no es cierto que cuando los fondos internacionales llegan al país vía financiamiento “estén amarrados” o supeditados, por ejemplo, a que parte de los materiales que se usan para una obra sean comprados en la nación  de donde proceden los recursos. “Los fondos quien los consigue y gestiona es el Estado dominicano, métanse eso en la cabeza”, expuso.

    Escuelas sin planificación

    Sobre el programa de construcción de recintos escolares que impulsa el Gobierno, Diego de Moya dijo que esa idea de construir es magnífica, pero se empezó muy rápido y sin planificación. “Digo que fue una falta de planificación porque ni había los terrenos ni los fondos ni los planos terminados, es decir, que no tenían los estudios de suelo”, sostuvo el constructor. Dijo que “las rifas y los sorteos han sido muy buenos y que el proyecto es magnífico, desde el punto de vista social y de generación de mano de obra, pero faltó planificación y madurar más”.

    Viviendas de bajo costo

    El proyecto Ciudad Juan Bosch es lo más avanzado que se ha podido pensar en materia de viviendas de bajo costo,  sostiene De Moya cuando es preguntado por Sandra Guzmán sobre los planes estatales de soluciones habitacionales para personas de bajos recursos. Ese proyecto fue presentado en septiembre al presidente Danilo Medina y validado por expertos nacionales y extranjeros. Se desarrollará en el municipio Santo Domingo Este a partir de 2014.

    Del proyecto se dijo, cuando se presentó, que podría costar entre ocho y 10 mil millones de pesos, y que proveerá de viviendas a unas 25 mil familias. Eso dijo para entonces la directora de la Comisión Presidencial de Desarrollo del Mercado Hipotecario y Fideicomiso, Lena Ciccone, en una reunión en el Palacio Nacional.
    En un 90% esas viviendas serán de bajo costo, con un tope de RD$2.4 millones, pero se tratará de que haya una variedad que cueste de RD$800 mil en adelante. De Moya también citó ayer la importancia del traslado del sector La Barquita, del Distrito Nacional.

    Cuando Osvaldo Santana le preguntó cuáles deben ser, a su entender, los grandes proyectos en los que debe centrarse el país para los próximos 20 años, respondió: “Barahona y Pedernales son zonas de belleza extraordinaria y ahí tenemos un potencial tremendo para desarrollar. Ahí tenemos que incluir también a Baní y Bahoruco. Por ahí es que tenemos que irnos, pero hay que pensar que todo eso lo podemos hacer con fondos e ingenieros dominicanos”. l

    Michel El-Hage espera Ley 189-11 camime bien

    El representante de HAGECO, Michel El-Hage, que tiene gran participación en el sector comercial, sostiene que las cifras ofrecidas por De Moya sobre la baja en la actividad de la construcción se corresponden en su totalidad con la realidad.

    El fuerte de El-Hage es desarrollar centros comerciales, tiendas por departamento, supermercados donde está concentrado el flujo de personas prácticamente obligadas diariamente a tener que consumir.

    Sin querer entrar en el terreno de lo político, El-Hage asegura que “este año hemos tenido muchos proyectos en carpeta pero todavía no hemos podido iniciar con el desarrollo en ninguna de las cadenas que representan el sector, precisamente por la situación que atraviesa el país”.

    Sostuvo que la esperanza está cifrada en que, luego de que se organicen los números, comience a notarse la intención que tiene el presidente Medina de que el país comience a funcionar.

    Todo lo que ocurre está ligado al financiamiento

    El presidente de Codelpa, cuya experiencia principal está en la construcción de edificaciones turísticas-hoteleras, asegura que la construcción de escuelas comienza a mostrar resultados en el Este del país, y eso se expresa en una mayor venta de productos de la construcción. “Puede haber mejores frutos si se planifica mejor eso”, advierte. Sin embargo, cuando aborda la cuestión de las viviendas sostiene que todo está ligado al financiamiento. “Tenemos un déficit de viviendas inmenso y una clase que no tiene acceso a los préstamos”. 

    Sobre el turismo, dijo que se registra un crecimiento e informó que en Punta Cana este año se están construyendo más de mil habitaciones y se está remodelando una cantidad similar.

    Aseguró que desde la crisis que vivió República Dominicana en el año 2007 hasta hoy la financiación del sector turismo la han hecho bancos locales. “Eso ha permitido que las empresas crezcan”, indicó. Resaltó los trabajos que se realizan en la Zona Colonial de Santo Domingo, lo cual permitirá dinamizar el comercio y otras actividades.

    La experiencia
    Este país no puede darse el lujo de que el desarrollo del sector de la  construcción esté en negativo. Eso no debe ocurrir bajo ningún concepto”.

    Actividad
    Entre los proyectos que ha trabajado la firma HAGECO para vender hay residenciales y torres de apartamentos, entre otros”.

    Álvaro Peña
    Hemos construido y reconstruido unas 12 mil habitaciones, tanto en Samaná, en Punta Cana, Haití y Jamaica, entre otros lugares”.

    Michel El-Hage
    Al sector público y al privado puede ayudarlo el hecho de que la Ley del Fideicomiso comience a funcionar lo antes posible”.

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.