La salud bucal en envejecientes

    La salud bucal es importante para el bienestar de toda persona, pero en la tercera edad se hace necesario intensificar la atención, debido a que es la población que presenta los problemas más graves.
    Las razones pueden ser muchas, pero desde el punto de vista de la odontóloga Yocasta Caba, máster en Endodoncia, hay un componente de costumbre.
    “Primero, no existe un hábito. Pensemos que en su niñez y juventud visitar a un dentista no era importante, así que cuando lo hacían era para que le realizaran intervenciones orales muy invasivas, limitándose en la mayoría de los casos a las extracciones dentales”, puntualiza.

    La especialista asegura que sin lugar a dudas la Odontología ha evolucionado, y cuenta con tratamientos en todas las áreas y para todas las edades con excelentes resultados, por lo que se debe concienciar al adulto mayor sobre la importancia de la salud oral.

    “Si se trata de envejecientes que dependen de nuestro cuidado es importante que nos dediquemos a contribuir a su salud oral, llevándolos a sus citas y haciendo que tengan en casa la higiene y el cuidado adecuados”, comenta la experta.

    Explica que el envejecimiento puede producir cambios en la estructura y funciones de la cavidad oral, porque los dientes también envejecen, así que cuando se realiza un examen clínico a estos pacientes es muy común observar determinados trastornos.

    Señales de una dentadura envejecida

    Caries profundas a nivel de las raíces de los dientes. Problemas periodontales, afecciones en los tejidos de sostén, como hueso alveolar y encías. Boca reseca por la disminución de la saliva, llamado xerostomía. Dientes desgastados, opacos, amarillentos, afilados y quebradizos. Disminución del gusto.
    Disminución del tejido nervioso y los vasos sanguíneos en el interior de los dientes. Menos capacidad defensiva y reparadora de los tejidos frente a la agresión bacteriana. Aumento de infecciones provocadas por hongos, como la candidiasis oral. Retardo en los procesos de cicatrización, lo que precipita la pérdida de los dientes; piel de labios arrugada agravándose con la edad y disminución en la capacidad de masticar.

    Yocasta Caba, de Dental Studio Spa, resalta que: “Todos estos hallazgos nos llevan al final a una pérdida total de los dientes, y es tan familiar para nosotros ver a nuestros abuelos usar una prótesis total o ‘caja de dientes’, como ellos la llaman, que hemos llegado a creer y asegurar que estas pérdidas dentarias son ‘cosas de la edad’, pero en verdad es una idea errónea generalizada, pues según la American Dental Association, si cuidamos los dientes correctamente estos pueden durar toda la vida”.

    Recomendaciones

    Cepillarse dos veces al día con un cepillo de cerdas suaves. Usar limpiadores interdentarios e hilo dental. Tomar agua fluorada, que ayudará a evitar las caries comunes de estas edades. Parar de fumar, pues esto agrava la enfermedad de las encías, la caries dental y por tanto aumenta la pérdida de los dientes. Visitar al dentista tres veces al año para prevenir y orientar sobre los problemas orales que se presentan con la edad, pues diversos estudios han demostrado que las infecciones contraídas en la boca, pueden estar relacionadas con enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes, neumonía y otros problemas de salud comunes en los adultos de mayor edad.

    Dice Caba que unos dientes sanos le ayudan a tener buen aspecto, a comer alimentos nutritivos y deliciosos, así como a hablar con claridad y confianza, llevando todo esto a una buena calidad de vida.

    Sin embargo, expresa que, lamentablemente, un alto porcentaje de esta población usa una prótesis total, no significando esto, que no merezca la atención adecuada, puesto que estas dentaduras se deterioran y si no se cuida adecuadamente dejarán de ejercer su función, causando en los pacientes problemas de masticación y, por ende, digestivos; además de úlceras frecuentes, tan dolorosas que pueden disminuir su apetito y generar bacterias que causen enfermedades en todos los tejidos blandos de la boca.

    Mantener en buenas condiciones las prótesis del adulto mayor

    Nunca permita que el paciente duerma con la prótesis, pues la mucosa necesita descanso, estas son elaboradas con materiales rígidos. Durante la noche déjela sumergida en agua limpia o con pastillas efervescentes especiales para estos fines, y así ésta no perderá la humectación, ya que la sequedad le acorta el período de vida útil al acrílico con el cual se ha confeccionado. Límpiela diariamente, no piense que como no hay dientes naturales que cepillar, no se necesita hacerlo; al contrario, debe asegurarse de higienizarla debidamente para permanecer en la boca. Cepíllela después de las comida para mantenerla limpia, igual que haces con tus dientes naturales. Si te resulta inconveniente hacerlo, oriéntelo para al menos enjuagarse la boca con agua, para eliminar cualquier partícula de alimento que haya quedado atrapada entre los dientes.

    Cepíllele la lengua con el cepillo dental o un raspador, y sobre todo en el dorso de la misma, porque allí se aloja una gran cantidad de bacterias. Finalmente, enjuáguele bien la boca antes de colocar la prótesis porque esta se adhiere mejor si las encías están humedecidas. 

    Mantente informado!

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias más importantes de la actualidad.