PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

La torre Eiffel y la de Babel

¿Para qué se elige un alcalde? Las funciones son tan variadas e importantes que las alcaldías tienen la acepción de “gobiernos locales”. Con los ayuntamientos, sus alcaldes (ex síndicos) y regidores, unidos a los juzgados de Paz deberíamos&#8230

¿Para qué se elige un alcalde? Las funciones son tan variadas e importantes que las alcaldías tienen la acepción de “gobiernos locales”. Con los ayuntamientos, sus alcaldes (ex síndicos) y regidores, unidos a los juzgados de Paz deberíamos estar servidos en lo referente a los funcionarios públicos pagados por los ciudadanos con impuestos; si fuéramos civilizados. Pero no es así. Las alcaldías, los juzgados de Paz han crecido y se han replicado en gobiernos nacionales, congresos nacionales, tribunales de todo tipo, presidentes, y un sin número de zánganos. Dependencias públicas que deberían descender a su grado inmediato inferior, porque han sido ascendidas hasta volverse incompetentes. ¿Qué hace que la colocación de una réplica de una torre Eiffel desate las furias de unos, los selfies de otros y las posturas metafísicas de algunos? La falta de liderazgo. También la estrategia de un alcalde casi analfabeto funcional; pero que ha desencajado a los agitadores culturales.

La Torre Eiffel original ni siquiera es un diseño de Gustave Eiffel, lo es de Maurice Koechlin y Émile Nouguier. Gustave Eiffel hizo de herrero y montador, por lo que la de SD-Oeste se podría nombrar la “Tour Peña” o la “Tour El Artístico.” La torre Eiffel en su momento también generó controversias entre artistas y agitadores culturales, que la veían como un monstruo de hierro que afeaba la belleza de París; hoy es su símbolo. En casos como éste, lo de Eiffel-SD-Oeste, quienes deberían estar quejándose o protestando deberían ser los artistas, en especial los escultores. ¿No hay escultores o artesanos del hierro que puedan hacer algo interesante como arte público, y si quieren forzar el mingo, hacer arte de temática navideña? El colegio de artistas plásticos, las escuelas de arte y el mismo Ministerio de Cultura deberían ser los que tomaran la voz en este asunto menor que le han dado categoría de tragedia nacional.

Existen en el mundo más de 40 réplicas exactas de la Torre Eiffel. Montones más de tamaños diversos. En Japón tienen una roja, y en USA hay unas 14. El SETE, se encarga de autorizar copias y administrar la torre http://www.tour-eiffel.biz/?lang=es. Aquí montan una réplica y olvidamos la planta de carbón; la aprobación por la vía rápida del Presupuesto Nacional; los Tucanos; a Quirino; o el reciente aumento de la nómina pública. La atención se traslada hacia cualquier cosa que haga ruido. Comienzan los MEMES y todo es chercha.

¿Puede ser la torre Eiffel un símbolo de Navidad? ¿Un pesebre de oriente medio, un símbolo de la paz? ¿La Navidad una fiesta dominicana? ¿Black-Friday una celebración dominicana?, ¿o la vieja Belén símbolo dominicano? Puro cambalache, bulto lingüístico que no llega a Babel. 

Posted in Sin categoría
agency orquidea