Zonas Francas se crecen frente a los pronósticos negativos en RD

    Compartir

    Los argumentos más idóneos para enarbolar la sobrevivencia del sector zonas francas son -sin dudas- algunas de sus variables, es decir, el comportamiento dinámico que han mostrado en los últimos cinco años, y en eso coinciden tanto el sector público como el privado.

    El desempeño registrado por las principales variables en el último lustro ha dejado en evidencia que el sector se mantiene como uno de los de mayor consolidación y trascendencia dentro de la economía de República Dominicana. Y esa consolidación y fortalecimiento registrados ha sido en gran medida el resultado de la adopción de medidas coherentes con las políticas económicas oficiales y una coordinación estrecha con los empresarios del ramo. Mirando de manera particular las distintas variables de las zonas francas, el comportamiento es el siguiente: El número de parques en operación se incrementó en un 27.4%, al pasar de un total de 51 parques en el año 2011, a un total de 65, en el año 2016. Mientras, el número de empresas en operación se incrementó en un 8.9%, al alcanzar la suma de 630, en el presente año 2016. Respecto a los empleos, registraron un crecimiento relativo de un 28.8%, al pasar de 125,117, en el año 2011, a la suma de 161,257, al finalizar el año 2015.

    De acuerdo con las estadísticas que maneja la directora ejecutiva del Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación, Luisa Fernández Durán, las exportaciones por primera vez en la historia sobrepasaron la cifra de los US$5,500 millones (US$5,512.3) y registraron un crecimiento relativo de 12.8%, durante los últimos cinco años.

    Mucho para ofrecer

    Cuando elCaribe le pregunta al CNZFE si las zonas francas llegaron ya adonde se esperaba que llegaran, o si tienen más camino por recorrer, la respuesta fue esta: “Podemos afirmar que las zonas francas han cumplido exitosamente con el objetivo para el que fueron creadas, tales como creación de empleos, generación de divisas y transferencia de tecnología. Además, se han constituido en una fuente para captar los nuevos talentos jóvenes dominicanos que egresan de las universidades de nuestro país y del extranjero”.

    Sobre ese particular, la institución agregó. “No, categóricamente podemos afirmar que las zonas francas no han llegado al destino que se esperaban que llegaran, pues el destino de las zonas francas es muy largo y de mucho futuro”.
    De acuerdo con el punto de vista de Luisa Fernández, el sector zona franca camina por el camino correcto, y para despejar dudas la funcionaria, sin zafarse nunca de los números, se refirió a la diversificación que han evidenciado, tanto en su estructura productiva como de diversificación de mercados.

    El sector zona franca ha visto pasar grandes amenazas en toda su historia y esos hechos que en diversas ocasiones desde diversos ámbitos se haya pronosticado “el fin de las zonas francas locales”, cosa que no ha ocurrido.

    Luisa Fernández, junto al subdirector ejecutivo del CNZFE, Daniel Liranzo, rememoran que la eliminación de la cuota de importación textil en el mercado norteamericano, establecida a través del Acuerdo Multifibras, de la Organización Mundial de Comercio (OMC), abrió las puertas a las exportaciones masivas de los suplidores asiáticos de confecciones textiles, tales como China, Vietnam, Bangladesh, la India, entre otros, lo cual causó un impacto negativo importante en las exportaciones de la República Dominicana al mercado de los Estados Unidos.

    Calculan que la participación de la República Dominicana en el valor de las importaciones mundiales de confecciones textiles de los Estados Unidos, pasó de un 3.18% en el año 2004 a un 1.02% en el año 2015, evidenciando así una pérdida sustancial en el nivel de sus exportaciones. En tanto que la participación porcentual de China pasó de un 13.78% en el año 2004 a un 35.9, en el año 2015.

    “De hecho, el valor de las exportaciones dominicanas de confecciones textiles, al mercado de los Estados Unidos se redujo de US$2,120 millones, en el año 2004, a US$793 millones, en el año 2015”, dice Fernández.

    Tomando en cuenta esos resultados la directora ejecutiva del CNZFE afirma que la eliminación de las cuotas y la entrada de China y los países asiáticos al mercado libre de cuotas textiles ha impactado significativamente, en términos negativos, la industria de las confecciones textiles de los países latinoamericanos y más específicamente la industria de la República Dominicana; lo cual incidió en las pérdidas de una gran cantidad de empleos directos (70,000) en la actividad de confecciones textiles del sector zonas francas, entre el año 2005 y el 2009.

    Proceso de monitoreo que inició desde el 2013

    La principal amenaza que tiene el sector es la posible entrada en vigencia del Acuerdo Transpacífico (TPP, por sus siglas en ingles), firmado por EE.UU con 11 países. Debido a la magnitud de los países miembros, se estima que el TPP tiene la capacidad de impulsar un cambio en el comercio internacional de diversos productos, que impactaría negativamente a las exportaciones de otros países en desarrollo que mantienen acuerdos comerciales con EE.UU. Ante la firma del TPP, el CNZFE inició un proceso de monitoreo de las negociaciones desde el año 2013. Como resultado de diversos análisis, se identificó que los renglones de exportación  de República Dominicana que podrían resultar más afectados ante la entrada del TPP, son los sub-sectores de textiles y calzados, debido a su fuerte participación en el mercado de EE.UU.

    Identificar posibles lados débiles ha sido una clave

    Frente al caso TPP, el CNZFE identificó 58 líneas de productos textiles y calzados de sensibilidad, fabricados por empresas que generan 61,390 empleos directos. En el caso de los productos textiles, las empresas que fabrican estos productos ocupan el 83% de los empleos totales en el sub-sector de textiles y confecciones de zonas francas, y el 92% de las exportaciones textiles hacia EE.UU, mientras que las empresas manufactureras de los productos de calzados identificados como sensibles, representan 90% de los empleos en el sub-sector de calzados del país, y el 81% de las exportaciones de calzados hacia dicho país. Como resultado de las consultas y reuniones de trabajo llevadas a cabo con el sector productivo de zonas francas, se hicieron recomendaciones sobre medidas internas y externas que mitigarían los efectos negativos.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir