Dr. Escipión Oliveira Solari

Dr. Escipion Oliveira Solari. OGM
Dr. Escipion Oliveira Solari. OGM

El Dr. Oliveira fue un distinguido médico y cardiólogo, nacido en la República Oriental del Uruguay en mayo del 1927. Fue siempre un amante del deporte y de la naturaleza, jugando fútbol en su país natal. Desde temprana edad manifestó su liderazgo al pertenecer al Consejo de la Facultad de Medicina, en la ciudad de Montevideo, Uruguay. Hijo de padre veterinario y madre maestra, laboró desde su graduación en la universidad como internista, y de acuerdo a un escrito del Dr. Antonio Turnes, participó en 1957 en la primera diálisis peritoneal realizada en Uruguay.

En 1958 se trasladó a Ciudad México, a estudiar cardiología en el Instituto Ignacio Chávez. En ese prestigioso centro de reconocimiento mundial fue residente y llegó a ser jefe de residentes. Además, allí conoció a la que sería su esposa, la Dra.
Norma Gómez Patiño, quien también cursaba estudios en ese instituto. Al finalizar sus estudios y ya casado, se trasladó a Santo Domingo, en donde ingresó al Hospital Salvador B. Gautier, formando parte de un departamento de cardiología importante a principios de los años 60. En ese hospital se encargó del departamento de electrocardiología. El Dr. Oliveira aparece como uno de los fundadores de la Sociedad Dominicana de Cardiología, en las primeras actas de esa asociación. De hecho, el Dr. Oliveira fue uno de los sustentantes de una moción para que en el país se creara un Instituto de Cardiología que debería llevar el nombre del Dr. Manuel A. Tejada Florentino.

Otra de las profesiones que ejerció, tanto en Uruguay, México y República Dominicana, fue la de periodista. A los 16 años se inició en este oficio en el diario El Telégrafo, de su ciudad natal, Paysandú, donde escribió durante dos años. “Entonces el periodismo era muy distinto al de ahora. El periodista tenía que hacer de todo: artículos, noticias, reportajes y luego venir a corregir las pruebas. Era la época de las galeras”, contó una vez él mismo. Mientras estuvo en México periódicamente enviaba artículos que eran publicados por El Telégrafo, mientras trabajaba en la revista “Siempre”, donde aparecían sus trabajos con un seudónimo. Escribía generalmente de historia, de acuerdo al trabajo publicado por el Dr. Antonio Turnes.

Participaba activamente en todos los congresos de cardiología que se realizaban en nuestro país. Participó y presentó trabajos sobre enfermedades coronarias en los congresos mundiales de Cardiología de Buenos Aires (1978) y de Moscú (1982). Publicó más de cien trabajos sobre temas de cardiología en revistas nacionales y extranjeras, y los libros de fisiología de buceo y ciguatera. Perteneció a la Asociación Médica Dominicana, hoy Colegio Médico Dominicano, la Sociedad Dominicana de Cardiología (miembro fundador), la Asociación Médica del IDSS, y la Sociedad Española de Cardiología. Fue miembro del Comité Gestor de los XII Juegos Centroamericanos y del Caribe y fundador de la Federación Dominicana de Yatismo. Fue condecorado con la Orden de Cristóbal Colón, junto a otros médicos; reconocido como “Munícipe Distinguido” por la Sala Capitular del Ayuntamiento de Distrito Nacional, en 1997 y fue también el primer decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Iberoamericana (Unibe). Fue un destacado profesor en el Hospital Gautier y en las universidades del país, tanto en la UASD como en Unibe. Sus clases de semiología son muy recordadas, esto es, el estudio de los signos y síntomas de los pacientes.

Escribía una columna titulada Cuadernos de bitácora, nombre dado por su pasión por la navegación, que luego dio lugar a un libro publicado en Unibe. Hombre honesto, sencillo, sincero y gran médico, dejó una profunda huella en todos sus amigos y pacientes. Falleció en Santo Domingo en diciembre del 2000.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorVida y aborto
Noticia siguienteCambios digitales que impactan la industria de medios