Colours

51

Como decía Nietzsche, el arte existe para que la realidad no nos destruya. Y este filme le da una perspectiva valida a esa tesis. Ya sabemos cómo el arte es una eficaz herramienta para hacer más llevadera una enfermedad o condición. Pues bien, en un marco temporal entre años 50 y los 70 (sin marco geográfico definitivo de país o región) la historia desarrolla el devenir del relacionamiento de una chica y su padre con el peso de una tragedia que marca a ambos. Discurre plana, sin grandes conflictos ni subtramas engañosas en su primera hora para ya en los últimos minutos dar una resolución vertiginosa y puntual que rehace todo el filme en nuestra cabeza y que nos subyuga pues es al final que el filme calza muchos puntos con relación a las actitudes de un padre perturbado, y el trasfondo que motiva a la chica a pintar rostros de mujer. En esa primera mitad es la música quien lleva el peso narrativo mientras vamos conociendo detallitos de la chica, su relacionamiento con su entorno y su desesperada necesidad de pintar aquellos rostros. En el campo del arte cinematográfico la película es bella, animosa, sin recurrir a las facilidades de las escenas belicosas, escatológicas. No lo necesita. En el límite de lo tolerable, trae lo que es fundamental. La emoción y la reflexión sobre infelices atormentados de la mente como el padre. Pero, ¿qué es lo que ocasiona la tragedia oculta y de la que nos enteramos solamente al final? Ah, es el mejor de los detalles primorosamente expuestos y sin tomar partido explícito y panfletario. Asume, como cine, una militancia activa al presentar el origen de todo aquel remolino de sufrimiento familiar, y esa militancia se mueve hacia una querella sobre daño industrial al medio ambiente. Es ahí donde cobra fuerza social y aporta conocimiento sobre orígenes de enfermedades debidas al deterioro de la naturaleza originadas en procesos industriales que nos retrotraen a casos actuales de explotación minera que deterioran la débil ecología de RD. Si bien parte de un cliché y de una composición narrativa en su tinta melodramática, son esas las herramientas que engaña a los cinéfilos de gustos refinados para darnos al final un regalo de buen cine acorde con los gustos y expectativas de la platea dominicana a quien –hemos visto– embelesa y asombra. Bellamente fotografiada y sin mostrar afectaciones de estilos, la cámara pasea por fuertes composiciones coloridas en los que cada objeto tiene igual jerarquía, no hay desvelo por marcar o dibujar personajes, es lacónica. La edición es limpia, sin macheteo. Filme dominicano escrito y dirigido por Luis Cepeda.

HHH Género: melodrama. Duración: 87 minutos

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorBenjamín Cruz en la Galería de Arte Nader
Noticia siguienteMemorias azuanas de Fernando A. Sánchez