“El talento de aquí pudiera aprovecharse a nivel global”

Irene Arias dejó ver en todo el diálogo que conoce mucho sobre la realidad dominicana.
La funcionaria del BID plantea que conseguirlo dependerá de que haya mucho diálogo y políticas públicas

Irene Arias Hofman es la gerente general de BID Lab, el laboratorio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que desarrolla proyectos innovadores y emprendimientos tempranos con potencial de generar impacto a gran escala.

En un diálogo con la prensa asegura que República Dominicana posee mucho talento y debería tener las condiciones para llegar a aprovecharlo a escala global. Desde su óptica, muchas ideas generadas en suelo dominicano pueden alcanzar gran peso y convertirse en grandes proyectos, con presencia mundial.

¿En qué sustenta esos planteamientos y de qué va a depender. Cómo llegar a lograrlo?
Las empresas se vuelven globales hoy día en una fracción de tiempo que antes costaba cincuenta años. Lo que hemos visto es que si los emprendedores dominicanos piensan global desde el principio, podría haber muchos emprendimientos dominicanos que sean parte de este movimiento. Una idea se convierte en muy poco tiempo en una empresa muy grande dentro de una economía.

¿De qué podría depender que los emprendimientos nazcan y se desarrollen aquí, en nuestro país”.
Va a depender de mucho diálogo, para que se creen condiciones favorables desde el punto de vista de políticas públicas.
Es importante que haya ciertos elementos de la institucionalidad que le den tranquilidad al emprendedor. Que no se tenga que preocupar de cosas tan básicas como un esquema demasiado punitivo, por el temor de perder los derechos de lo que está desarrollando, o por una cuestión impositiva. La academia juega un rol súper bueno en todo esto que hablamos.

¿Qué se puede ir haciendo?
Un mensaje que queremos compartir es que hay que trabajar en red y que haya buen diálogo entre lo público y lo privado, para que también se resuelvan los puntos que les cuesta superar a los emprendedores y que hacen que algunos decidan no desarrollar aquí su idea valiosa, y en cambio irse a Silicon Valley. Lo que queremos es que la desarrollen aquí. Y en parte creo que pasa por temas tan básicos como el proteger los derechos de la propiedad intelectual. Creo que ahí hay temas de institucionalidad que no pueden quedarse atrás de la ecuación.

A menudo encontramos dominicanos con una idea de negocio, pero le falta el capital, la “plata”. BID Lab apoya los proyectos innovadores y emprendimientos tempranos. ¿Hasta dónde encaminan ustedes esos emprendimientos, en lo que respecta a respaldo económico o de otra índole?
Impulsamos ecosistemas de emprendimiento e innovación y sistematizamos y difundimos conocimiento para conectar ideas y escalar su impacto. Vemos que puede ser una fuente de soluciones a los que buscan soluciones, tanto del lado del gobierno, como del sector cooperativo. Los más innovadores pueden desarrollar soluciones. Cada país está en un estadío y para cada eslabón del emprendimiento -desde el emprendedor que tiene una idea hasta cómo lo lleva a la primera etapa y posteriormente a la comercialización- hay distintos eslabones. Para cada uno de ellos, en el camino que recorre el emprendedor, necesita un tipo de apoyo. En la primera etapa es menos el financiamiento, es más la idea y cómo el emprendedor la puede desarrollar. Entonces, es más la idea y cómo la puede desarrollar. Ahí se requiere un tipo de acompañamiento y de monitoreo. En otra etapa sí se requiere ya de fondos un poco más grandes de capital emprendedor y luego ya llegan los fondos de capital privado. BID Lab acompaña –sobre todo – en la etapa de capital semilla y capital emprendedor, especialmente cada vez más a través de fondos regionales, para que tengan y puedan abarcar un número de emprendimientos mayor y no estén limitados a un solo país. Vamos a tratar de que siga creciendo esa red de fondos, que puedan incluir a la República Dominicana bajo su criterio.

El BID Lab en el año 2009 empezó una iniciativa para fortalecer el ecosistema emprendedor dominicano y todos los emprendimientos dinámicos. Hablemos un poco más sobre eso.
Con esa operación se estableció la primera red de inversionistas ángeles en el país, que se llama Enlaces, que ha invertido más de un millón de dólares en proyectos dominicanos. Lo otro, es que se formó el primer fondo de capital semilla por un millón de dólares, que permite que los jóvenes que acceden a los fondos de la red de inversionistas puedan ir y tocar las puertas de los fondos. En adición a eso, se desarrollaron 12 centros de emprendimientos en universidades dominicanas para potenciar la cantidad de proyectos que salgan y puedan ser incubados y después financiados. Parte de la estrategia para el entrante año 2020 es establecer y mejorar la capacidad de conexión de los emprendedores con redes de incubación, de manera que se puedan mejorar las empresas que están en etapas tempranas y que después puedan acceder a los fondos de la red de inversionistas.

El BID resalta y da gran valor al tema de la innovación. ¿Qué ocurre cuando en un proyecto no se toma en cuenta ese aspecto, el de la innovación?
Creemos que la innovación es una poderosa herramienta que puede transformar nuestra región, brindando hoy oportunidades sin precedentes a poblaciones en situación vulnerable por condiciones económicas, sociales y ambientales. Vamos a generar con las compañías de seguros, con las compañías de pensiones, para generar sistemas a través de plataformas digitales de microseguros, de micropensiones. Y se puede hacer más. La innovación puede resolver una brecha en distintas áreas. El BID tiene proyectos en los tres pilares que trabaja: en agricultura sostenible, economía de conocimiento y ciudades inclusivas. Hay mucho potencial en economía del conocimiento, porque se desarrollan los ecosistemas emprendedores en los países y se está haciendo aquí en República Dominicana. Tenemos un fondo de capital semilla, una red de inversionistas ángeles y de ahí están saliendo emprendimientos que tienen potencial. Son muy buenos.

¿Y cuáles características comunes deben tener los emprendimientos que BID Lab ve con más potencial para llegar a ser globales?
Bueno, los que más vemos con potencial son aquellos que tienen condiciones para convertirse con soluciones globales y regionales fácilmente. Si existen muchas barreras físicas o regulatorias o barreras que hagan que para cada país haya que hacer muchísima adaptación, entonces eso ya ralentiza ese crecimiento. Hemos visto que es relativamente más fácil en plataformas digitales, en plataformas de comercio -tipo mercado libre- y en plataformas de soluciones digitales, por ejemplo, para pyme o “fintech”.

¿Qué tan involucrada ha estado Irene Arias Hofman con el BID?
Lidero BID Lab desde enero del año 2018. Antes estuve vinculada -por más de 20 años- al grupo del Banco Mundial, específicamente a la IFC, la institución de desarrollo internacional más grande enfocada en el sector privado.

Ejemplo
La yuca encerada que se ve en los supermercados fue resultado de un proyecto de la Junta Agroempresarial Dominicana y el BID LAB, por ahí por el año 1996”.

Tecnificación
Aquí se han desarrollado iniciativas para lograr un aumento en la productividad por hectárea sembrada, con 2,000 productores financiados”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorBCRD pone a circular dos nuevas obras
Noticia siguienteEn números, ¿cómo aplicarían partidos la cuota de género?