Olvídese de todo

No hay cosa más saludable que olvidarse de este país, sobre todo cuando el absurdo nacional llega a extremos. Olvidarse de este país permite liberar tensiones, dormir bien, afinar los nervios y refrenar impulsos homicidas contra uno que otro de los farsantes que tanto abundan. Para olvidarse del país recomiendo no pensar en nada, dedicarse plenamente a oír música, conversar con niños sobre el pasado y con ancianos sobre el futuro y no leer periódicos ni por casualidad…Ayer estaba en eso, y cuando alguien se atrevió a preguntarme “¿cómo tú ves la cosa?”… (Bueno, le dije tantas cosas que se arrepintió de haberlo hecho).

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorIglesia exhorta a la ciudadanía a no vender su voto
Noticia siguienteAbrazos en Higüey