Sobre dermatología y leprología

El distinguido colega y amigo doctor Pablo Yermenos Forastieri acaba de presentar un libro sobre este tema de gran interés para todos los médicos y particularmente los dermatólogos. La trayectoria del doctor Yermenos nos anima a tomar este libro de inmediato para lectura.

En el libro el doctor Yermenos trata temas como la formación del médico de la piel, el estudio de un enfermo de la piel, o la evolución histórica del tratamiento de la lepra. Otros temas tratados en este libro son esteroides en dermatología, los hermanos Deligne y los intelectuales, sobre actividades culturales y sociales. Un tema que nos llama la atención es sobre los médicos y sus opiniones, la lepra y la religión, la lepra y los hermanos Deligne, la lepra durante la intervención ( se refiere a la ocupación militar norteamericana de nuestro país en el período 1916-1924), que es un asunto importante por la construcción del leprocomio. Dedica el doctor Yermenos unas páginas a la debacle documental del Hospital Morgan ( hoy Luis Eduardo Aybar), y finaliza con sugerencias y comentarios.

En su reseña histórica el doctor Yermenos nos presenta la división en cuatro períodos que son: 1) los pioneros del siglo XX, 2) el silencio entre sumiso y prudente durante la dictadura, 3) la fundación de la Sociedad Dominicana de Dermatología en 1949 y 4) el despegue que supuso para la especialidad la puesta en servicio del Instituto Dermatológico Dominicano en 1966. En 1972 regresó al país el doctor Yermenos y refiere que se encontró con que la lepra era un importante problema de salud y a su juicio el uso de los esteroides en la piel alcanzaba niveles de corticomanía incontrolable, por lo que relata el doctor Yermenos que se “lanzó a intentar modificar esa realidad con entusiasmo y esfuerzos”.
Inició entonces con enorme compromiso social la tarea de educar a la población para combatir la exclusión, el perjuicio, los mitos y las creencias que rodeaban a los enfermos de lepra. El gran cambio y el reto era eliminar de la población el término de leprosos para cambiarlo por enfermos de lepra.

Escribe el doctor Yermenos: “ para crear consciencia del problema y combatir el prejuicio fueron utilizados todos los recursos publicitarios, éticos y eficaces para difundir conocimientos actualizados, sencillos y asequibles al entendimiento de todos los sectores. Se incluyeron clubes de servicio, gremios de salud, clubes culturales, sindicatos, prensa escrita, radio, televisión, artículos de opinión, charlas, cartas y medios gráficos”.

Digno de leer es el proceso de inicio del Programa Nacional de Lepra y el Leprocomio Nacional, que estuvo dirigido por el doctor Yermenos, pero que por contradicciones del sistema y el poco o nulo interés en resolver ese problema, motivó grandes esfuerzos, hasta que en 1974, con el apoyo institucional del hoy Colegio Médico Dominicano, entonces Asociación Médica Dominicana, se celebró el primer Congreso Dominicano de Dermatología y Leprología. Ese evento fue sin lugar a dudas el acontecimiento más importante en los 25 años de trayectoria de la Sociedad Dominicana de Dermatología y marcó el inicio de la ejecución de los planes de lucha contra la Lepra, ejecutados por el Instituto Dominicano de Dermatología, dirigido por el doctor Huberto Bogaert. La cantidad de trabajos presentados, el desarrollo de líneas de investigación abrieron las puertas de una ejecución exitosa de los planes trazados.

Termina su libro el doctor Yermenos con varias reflexiones de gran profundidad, sobre todo al citar a Albert Einstein en su expresión: “tengo miedo del día que la tecnología vaya a sobrepasar la interacción humana; entonces el mundo será de una generación de idiotas”. Les invitamos a leer este libro: Apuntes Dermatoleprológicos!!!.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorMemoria y desmemoria de Monterrey (5)
Noticia siguienteGedeón