Severino en su cielo

En el cielo de la fantástica cosmovisión afroantillana, con su infinita corte de dioses para todo lo humano, santos seculares de lejanas tribus silenciadas y chamanes cantores de sueños y conquistas, recibieron con cantos de atabales a un gran artista que les llega hondo, tratándose del gran padre de las Novias de Ogún, modelos irrepetibles de la negritud femenina, con toda su gracia sin palabras; con todo lo que la mujer negra representa en nuestra más auténtica idiosincrasia; con toda la solemne sencillez de esa belleza plasmada en sus óleos. Ha muerto, pues, Jorge Severino, quien mora por siempre en paz en su paraíso.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorCuba pide investigar ataque a su embajada
Noticia siguienteArgumentos tristes