Debemos continuar

    Compartir

    Cada día se acrecientan las actividades, los servicios, la producción y en general, todas las ramas autorizadas, más todo el mundo de la informalidad en sus ilimitadas especificidades, y con ellas, el movimiento vehicular en el Gran Santo Domingo y en las principales ciudades de la República.
    Igual, con ese accionar, se dinamiza la vida. La gente en las calles, en los puestos de trabajo. Son indicadores de que avanzamos hacia una normalidad decretada y por imperativo de la sobrevivencia. Hay que continuar.

    Pero la COVID-19 está ahí. Sigue entre nosotros. Nos lo recuerda cotidianamente el ministerio de Salud Pública con los saldos de contagiados y de los fallecidos.

    Pero la realidad nos sugiere, nos compele a continuar. Como otros virus o pestes que han terminado en pandemias, este coronavirus persistirá, diezmará más pobladores, seguirá impactando los quehaceres, hasta que la ciencia logre reducirlo o aniquilarlo.

    La humanidad continuará en su afanoso empeño por mantener los motores de la producción, el comercio, el intercambio de bienes y servicios, porque son fundamentales para la supervivencia. Y por eso, gobiernos y Estados buscan los medios para volver a la normalidad.

    Todo esto sugiere que las sociedades tendrán que adaptarse a esta nueva forma de existencia, con la presencia de la COVID-19 por un período indeterminado.

    Pero hay que alcanzar esa ansiada normalidad, y debe ser al menor costo, al menor sacrificio de los seres humanos, tratando de preservar las vidas.

    Tendremos que concluir en que todo va a depender de cada persona, de cada familia, de los diferentes conjuntos que constituyen las comunidades y los sitios donde confluyen, llámense centros laborales, de negocios, todo lo que conlleve concentración humana.

    Hay que continuar, como advierten las autoridades, cumpliendo todos los protocolos de autoprotección, como el uso de las mascarillas, en todos los escenarios donde se intercambia con terceros y evitando los conglomerados hasta que no sea estrictamente necesario.

    Pero debemos continuar.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorBCRD dice inyectó US$2,000 millones
    Noticia siguienteBosch y la Iglesia (13)