Cuando los niños se deprimen

Compartir
Si la depresión identificada es considerada grave y el niño no responde al tratamiento terapéutico, es muy probable que haya que acudir a los fármacos.
La depresión infantil tiene la particularidad que se manifiesta de manera distinta a la de los adultos

Es normal que los niños/as experimenten sentimientos de tristeza; una emoción básica y universal que tiene una función adaptativa. Pero, cuando hablamos de depresión nos referimos a algo más profundo que es necesario prestar atención y accionar a tiempo, indica Franchesca Espinal, psicóloga clínica con maestrías en Enseñanza Inicial y Enseñanza a Estudiantes con Discapacidad .
“La depresión infantil es un trastorno del estado del ánimo que interfiere en las demás áreas de la vida del niño, como rendimiento académico, relaciones sociales, etc”, dice la especialista, señalando que los principales síntomas de la depresión infantil son irritabilidad y/o tristeza la mayor parte del día, durante semanas; pérdida de interés o incapacidad de sentir satisfacción por actividades que solían ser placenteras, y pensamientos negativos sobre sí mismo o interpretación negativa de situaciones. Asimismo, estas características van acompañadas de otros síntomas como ansiedad, pérdida de apetito, cambios en los hábitos del sueño, fatiga, dolor en el cuerpo, llanto excesivo, rabietas, falta de memoria, dificultad para concentrarse y una disminución en el aprendizaje.

En la escuela, según Espinal, la señal más común es la disminución del rendimiento académico, junto con ello, cambios de comportamiento y cansancio. Los maestros siempre deben explorar lo que hay detrás de un niño que no está aprendiendo, de un niño que está teniendo una conducta desafiante o que presenta algún cambio en su comportamiento.

Por otro lado, sostiene que los padres deben saber qué los niños manifiestan, lo que sienten y piensan a través de conductas.

Causas

Existen muchas causas por la cual un niño o niña puede estar padeciendo de un trastorno depresivo. Hay una combinación de factores tanto internos como externos que interactúan entre sí para facilitar el desarrollo de una depresión. Por lo tanto, para Espinal es importante tomar en consideración los siguientes factores:

  • Genéticos
  • Ambientales
  • Comorbilidad
  • Características Individuales

“La depresión puede afectar a personas de distintas edades. Además, los síntomas pueden identificarse en niños menores de 7 años. Hay que aclarar que la depresión infantil tiene la particularidad que se manifiesta de manera distinta a la de los adultos, y también varía según la etapa del desarrollo en que se encuentren. Igualmente, la variabilidad de los síntomas hace que sea más difícil de diagnosticar”, destaca.

¿Cómo ayudarlos?

De acuerdo a Espinal, puede ser frustrante para los padres tratar de ayudar a sus hijos a hacer diferentes actividades, sacarlos de casa, sin obtener resultado alguno. Para ella, deben recordar que si su hijo o hija está padeciendo de depresión, necesitan ayuda profesional para hacer un cambio.

“Debido al nivel de desarrollo, a los niños les cuesta comprender y expresar sus emociones. Es importante que sus padres validen lo que están sintiendo, aunque ellos no lo entiendan. Este paso es esencial para ayudar al niño a dar sentido a lo que le está sucediendo y a sentirse acompañado. También, esto facilita que se sienta más abierto para comunicar cualquier situación que esté atravesando”, puntualiza la psicóloga.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorMarie conquista al público con el apoyo de Wolfm Entertaiment
Noticia siguienteEduardo promete no defraudar votantes