Residentes en comunidad dicen "viven como animales" por falta de carreteras

Santiago. Por enésima vez, las comunidades de la cordillera Septentrional llamaron a una jornada de lucha para reclamar la reconstrucción y asfaltado de los caminos vecinales.

Durante rueda de prensa el sacerdote Nino Ramos, informó que las comunidades El Buzo, Jacagua, El Níspero, El Play, El Chivo, La Búcara, Los Higos, El Empalme, Palo Alto, El Jamo, El Cedro, Quinigua, La Finca, Alto Gordo, Las Auyamas, Los Arroyos, Alto del Bohío, Los Ramones, La Caya y La Calabacita, advirtieron a las autoridades competentes que el próximo 4 de mayo del presente año saldrán a las calles de Santiago a reclamar pacíficamente el derecho que tienen a vivir más dignamente.

"Tan sólo reclamamos el arreglo de nuestros caminos vecinales, reclamo que hacemos amparados en la Constitución de la República, que en su artículo 8 dice que “es función esencial del Estado, la protección efectiva de los derechos de la persona, el respeto de su dignidad y la obtención de los medios que le permitan perfeccionarse de forma igualitaria”, apuntó.

Denuncia que la gente de los campos, viven sin dignidad y cuando "nos comparamos con los que viven en Santo Domingo y Santiago, nosotros vivimos allá como animales, al total abandono de nuestros caminos que no nos permiten movernos cuando cae agua del cielo".

"En la lectura pausada que hacemos de la Constitución, nos encontramos con el artículo 39 que reza así: "Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación”.

Deploró que "mientras en Santo Domingo tienen elevados, túneles, autopistas, corredores, metros y teleféricos, aquí, en el mismo país, existen comunidades que cuando llueve un poco no pueden ni siquiera caminar por los caminos, pues, sus piernas se entierran hasta las rodillas".

Si alguien se enferma o tiene un accidente y está lloviendo, tienen que dejarlo morir poniéndole limón con sal, porque no pueden sacarlo ni siquiera a la clínica rural más cercana que les queda a 14 kilómetros.

"Que lo sepa el país y el mundo, estamos cansados de promesas que no se cumplen. Nos lo prometieron en noviembre públicamente en una reunión con las autoridades en la comunidad de La Búcara. Nos lo prometió el mismo ministro de Obras Públicas, Deligne Ascención, nos lo prometieron de Agricultura y todavía estamos esperando", denunció el sacerdote.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.