PUBLICIDAD X
CONTINUAR A ELCARIBE.COM.DO

Es el séptimo título en su historia y el cuarto en los últimos ocho años

Boston. Los Warriors de Golden State son campeones de la NBA otra vez, luego de doblegar ayer 103-90 a los Celtics de Boston para conseguir su cuarto título en las últimas ocho temporadas.

Stephen Curry, seleccionado el Jugador Más Valioso, anotó 34 puntos por los Warriors, quienes lograron el séptimo cetro de la franquicia en su historia.

“Significa que ganamos, significa que tomamos los riegos para mantenernos en las finales, en esta serie. No hablar tanto, sino ir y ejecutar”, señaló Curry mientras recibía el premio Bill Russell.

Y éste completó un viaje como ningún otro, luego de disputar cinco finales consecutivas, desplomarse al último puesto de la NBA y ahora repuntar hacia la grandeza, apenas dos años después de languidecer con la peor foja de la liga.

Para Curry, Klay Thompson, Draymond Green y Andre Iguodala, es su cuarto campeonato. Los primeros tres llegaron en 2015, 2017 y 2018, cuando Golden State estableció una dinastía y llegó a las Finales en cinco ocasiones.

Las lesiones, incluidas las que marginaron a Thompson durante dos años y medio, transformaron todo, lo mismo que algunos cambios en el plantel.

Pero esta temporada, con el regreso de Thompson, vino también el de los Warriors.

Volvieron a la cima y son campeones de nuevo, derrotando a la laureada franquicia de Boston que buscaba su título número 18, con lo que hubiera roto el empate con los Lakers de Los Ángeles en la disputa por la mayor cifra en la historia.

Esta novela deparó para los Warriors un desenlace muy distinto al de su aparición anterior en la final, ante Toronto en 2019. En aquel entonces, Kevin Durant se rompió el tendón de Aquiles en el quinto partido y Thompson se desgarró el ligamento cruzado anterior en el sexto, cuando los Raptors aseguraron la coronación.

Tras aquella dura derrota, Durant decidió marcharse como agente libre para unirse a los Nets de Brooklyn. Thompson se rompió el tendón de Aquiles cuando se estaba recuperando de la lesión de rodilla.

Ello generó una reconstrucción de Golden State. Los Warriors aprovecharon sus dos años de irrelevancia en la liga para renovar su plantel. Se hicieron de una antigua primera selección en el draft, Andrew Wiggins, quien lució en su primera final. Y obtuvieron a otro astro naciente, Jordan Poole. Wiggins sumó 18 puntos, mientras que Jordan Poole aportó 15 viniendo desde la banca.

Por los Celtics, Jaylen Brown cerró con 34 unidades y el dominicano Al Horford con 19. La estrella del equipo, Jayson Tatum, tuvo una pobre actuación cuando su equipo más lo necesitaba al irse con 13 puntos, mientras que Marcus Smart sumó nueve para los dirigidos por Ime Udoka.

Posted in NBA
agency orquidea

Más contenido por Agencias