Fernando Tatis III dice: “No hay miedo de nada”

A pesar de haberse perdido un mes por lesión, Fernando Tatis III lleva nueve jonrones con 25 impulsadas para los Padres.
El talentoso paracorto de los Padres de San Diego busca cada día elevar más el apellido que lleva con orgullo

Baltimore, Maryland.- Hace 22 años, su padre colocó su apellido en el radar de Grandes Ligas. Ahora, Fernando Tatis III tiene como meta superar a su padre y elevar a la cima la tradición beisbolista que pesa en su familia.

El mismo sueño, el mismo apellido. Su abuelo, Fernando Antonio Tatis, comenzó su trayectoria con el Escogido en la década de 1970; su descendiente, Fernando Tatis Jr., se hizo famoso por sus dos jonrones con las bases llenas en una entrada en Grandes Ligas. Y Fernando Tatis Medina comenzó su camino en MLB, en esta temporada con los Padres de San Diego, impresionando a todos con su pasión por el juego, habilidades y madurez.

Sentado en la cueva de visitantes del estadio Oriole Park en Camden Yards, hogar de los Orioles de Baltimore, Tatis III no se siente como aquel niño que se quedada asombrado cada vez que su padre lo llevaba al estadio en la Gran Carpa. Más bien, transmite esa sensación de seguridad y firmeza para colocar en alto el apellido de su familia.

“Poner mi apellido aún más alto, ponerlo más alto de lo que está, llévarlo a un nivel que papi no lo pudo llevar. Tratar de coger el bastón de la familia” expresó Tatis III a elCaribe.

El torpedero ha tenido un comienzo increíble en su campaña de novato. A pesar de haberse perdido un mes con una distensión en el tendón de la corva izquierda. En los últimos 18 partidos, ha compilado un promedio de .368, tres cuadrangulares, cinco robos y 12 remolcadas. Además, de que sigue realizando las jugadas defensivas más espectaculares de la temporada de los Padres.

“Nos mantuvimos trabajando que eso fue lo importante. No perdimos tiempo cuando estaba en la lista de lesionados, y ahora feliz de estar aquí nuevamente”, manifestó Tatis, quien fue firmado originalmente por los Medias Blancas de Chicago, el dos de julio de 2015.

“Hubo desesperación, pero gracias a Dios, ahí estuvo mi papa, que hablaba conmigo y paso por ahí. Me daba consejos y fue quien me mantuvo fuerte”, sostuvo el paracorto, que la temporada pasada se perdió alrededor de ocho semanas debido a una fractura en el dedo pulgar de la mano izquierda.

Justamente, es esa estrecha relación de padre-hijo, la cual considera Tatis III que ha sido la clave en su desarrollo hasta el momento.

“Dios sabe que primero es Él, y luego mi padre. Donde estoy ahora es gracias a mi padre. Todos los días hablamos. Recibo consejos. Le pregunto qué hago aquí, qué seguir haciendo para mejorar, cosas así”, indicó el joven de 20 años.

¿Te pasa por la mente superar a tu padre? “Claro”, respondió con esa sonrisa que caracteriza a ‘El Niño’ como todos le llaman. “Mi padre es mi motivo de superación y él mismo me dice que tengo que ser mejor que él”, dijo.

Lo que Tatis está haciendo en la posición de campocorto es realmente increíble. Bendecido tanto con su tamaño como con su velocidad, ha hecho algunas de las jugadas más emocionantes de la temporada, ya sea con el guante, el bate o en las bases.

“No hay miedo de nada, quiero transmitir esa energía, la pasión por el juego, ese sabor latino que nosotros traemos a los partidos, no pienso parar y llevar nuestra República Dominicana más alto. Jugar el béisbol que amo y divertirme cada vez que puedo”, expresó Tatis, quien tiene promedio de .327, 25 impulsadas y nueve jonrones en 45 partidos.

El futuro le sonríe a Fernando, le augura muchas cosas y él se siente listo para afrontarlas. Su combinación de velocidad y poder lo convierten en una amenaza desde cualquier lugar en la alineación, lo que le brinda al dirigente de los Padres, Andy Green, muchas opciones.

“En el beisbol siempre hay que mantenerse mejorando, quiero mantenerme aprendiendo y abierto para lo que me traiga el juego”, agregó.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.