Polonia logró una sufrida clasificación para los octavos de final del Mundial de Qatar 2022 después de lo que se puede considerar el ‘milagro del 974’, el estadio donde se escenificó la derrota más dulce de su historia ante Argentina (2-0), en la que la actuación del guardameta Wojciech Szczesny y del defensa Jakub Kiwior fue determinante para impedir un marcador más amplio que le hubiera eliminado. El arquero del Juventus se ha convertido en uno de los grandes protagonistas del Mundial. Lleva dos penaltis parados. El primero ante el saudí Salem Al-Dawsari, clave en la victoria polaca, y el segundo ante el mismísimo Leo Messi, al que ya le detuvo otro el mexicano Guillermo ‘Memo’ Ochoa. Fue una decisión polémica del colegiado. Szczesny, según reconoció al terminar el encuentro, incluso ‘apostó’ con Messi 100 euros a que el neerlandés Danny Makkelie, que había ido a revisar el vídeo, no lo decretaba. Ganó Messi en ese momento, pero luego venció el portero de Varsovia, convertido en un parapenaltis.

Posted in Fútbol Internacional

Más de futbol

Las Más leídas