Exmonarcas que hacen el ridículo al querer volver

De la Hoya tuvo su último combate el seis de diciembre de 2008 ante Manny Paquiao.
De la Hoya, Cotto, Márquez y Martínez se encuentran entre los que no entienden que sus momentos de gloria ya pasaron

La siguiente frase, dentro del léxico deportivo, en la que se lee: “los grandes atletas no saben retirarse a tiempo”, ha vuelto a ocupar un espacio lineal en los medios noticiosos del mundo. Es lo que se interpreta tras conocerse -y tal realidad asombra- que algunos exsuperestrellas del boxeo mundial profesional han decidido regresar a los cuadriláteros y de esa manera desconocer que sus momentos de gloria pasaron hace años.

Entre los otrora sensacionales púgiles, que llegaron a ser sólidos campeones mundiales en diferentes categorías (¡y que se bañaron en millones de dólares!), figuran Oscar de la Hoya Sergio -Maravilla- Martínez, Marcos Maidana, Miguel Cotto y Juan Manuel Márquez.

Pero también se citan a los exmonarcas de la división pesada, los estadounidenses Mike Tyson y Evander Holyfield, aunque éstos, si finalmente vuelven a los ensogados, lo harían en tal vez dos peleas de exhibición.

De la Hoya tuvo su última pelea el seis de diciembre del 2008. El estadounidense, que fue masacrado en ocho asaltos por el filipino Manny Pacquiao, quien revalidó el cetro superwelter, ha declarado que “se siente en buenas condiciones“, y está entregado al gimnasio para volver a contener, sin importar el rival de que se trate.

Antes de sufrir la amarga derrota ante Pacquiao, De la Hoya -quien tiene el privilegio de haber sido campeón del mundo en seis divisiones diferentes-, había sido derrotado en Las Vegas, el cinco de mayo de 2007, por Floyd Mayweather.

No se conforma con ser un exitoso y millonario promotor (es el presidente de la prestigiosa compañía Golden Boy Promotions), que ha logrado organizar grandes combates, entre los que se cuentan por lo menos ocho en los que ha estado como protagonista el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez quien ya no pertenece su empresa.

A sus casi 48 años, y que no sube al ring desde hace 13 años, De la Hoya se arriesga a no solo pasar vergüenza, sin importar el rival que enfrente, sino a que su vida corra peligro.

Por el mismo negativo camino

“Maravilla” Martínez, quien en su mejor momento llegó a ser imbatible -e incluso fue un sólido monarca del peso mediano-, insiste en continuar en los cuadriláteros después de un regreso tímido.

El exestelar peleador argentino volvió al accionar boxístico hace unos meses. Ha realizado dos peleas frente a rivales del montón. Las dos peleas las ganó, pero la prensa no ha destacado su regreso.

Una de sus excelentes demostraciones la ofreció el 15 de septiembre del 2012, en Las Vegas, cuando derrotó por amplia decisión unánime -y de paso le arrebató el cinturón de las 160 libras- al mexicano Julio César Chávez Jr.

Sin embargo, en un combate en el que se vio enfermo, con sus dos piernas “crispadas”, Martínez -el siete de junio del 2014 en Nueva York- fue vapuleado por Miguel Cotto, quien se adueñó del cetro mediano al noquearlo en el décimo asalto. La permanencia en el boxeo activo de Martínez no se justifica.

Asimismo, Cotto, Márquez y Maidana, pese a su testarudez de volver a la acción, nada buscan. Su regreso no tiene ningún atractivo y la fanaticada no les hará caso a sus posibles nuevas peleas.

Cotto y Márquez, en sus momentos de gloria, realizaron grandes peleas y terminaron, al colgar los guantes, con la ganancia de cuatro fajas mundiales en otras tantas categorías. Por esas actuaciones fueron encasillados en la élite del boxeo moderno.

Mientras que Maidana, quien fue monarca en dos divisiones (welter junior y welter), tuvo éxitos profesionales, aunque cuando cruzó guantes -en dos ocasiones- con Mayweather no pudo disponer del entonces superestrella estadounidense. Maidana tampoco debe regresar porque también corre el riesgo de tener serios problemas con su salud.

Respecto a Tyson y Holyfield, quienes si deciden regresar lo harían en una pelea de exhibición, lo que buscan -en realidad- es dinero. Ganarse unos buenos millones de dólares por subir al cuadrilátero y tratar de exhibir capacidades que ya no tienen.

De manera, se afirma, que el regreso de estas exsuperestrellas del boxeo rentable a nivel mundial, da vigencia a la frase que les cabe a los retirados atletas que no entienden sus realidades: ¡Es que los grandes atletas no saben retirarse a tiempo!

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.