Bañistas despiden asueto sin distanciamiento social

Los niños y jóvenes fueron los más frecuentes en la playa de Boca Chica.
La gente aprovechó el último día de la Semana Mayor para visitar la playa de Boca Chica sin mantener el protocolo sanitario para evitar la COVID-19

Cientos de bañistas de la playa de Boca Chica despidieron ayer la Semana Santa sin distanciamiento social, medida que se aplica para evitar el contagio y propagación de la COVID-19.

Desde tempranas horas del Domingo de Resurrección, se observó el litoral abarrotado de ciudadanos que se espacian en el lugar al realizar diferentes actividades sin mantener el protocolo sanitario.
La gente se aglomeró en la orilla de la playa, así como entre las mesas en donde compartían con familiares y amigos alimentos, refrescos y bebidas alcohólicas. Se constató a bañistas sin usar mascarillas al llegar a los diferentes parqueos ubicados en la periferia de la playa, al igual que en su interior.

En el lugar abundó la presencia de niños, adolescentes y jóvenes.
“Ese COVID ya no existe (…) hace tiempo pasó” fueron las palabras de un bañista de la playa de Boca Chica que se espacia en el litoral con un grupo de amigos.

El ciudadano, que se identificó como David respondió a lo anterior, tras reporteros de elCaribe preguntarle acerca de su preocupación por el virus que amenaza la salud de la gente.

David expresó que se encontraba en el lugar “disfrutando de la vida” y que iba a permanecer en la playa junto a los suyos hasta que las autoridades lo permitan. “La mascarilla se la llevó el agua”, dijo Héctor Reyes, uno de los acompañantes de David.

Los jóvenes explicaron que son del sector Agua Loca en el kilómetro 15 y medio de la autopista Las Américas.

Otras playas “vacías”

En un recorrido se apreció que otras playas del Este estuvieron casi “vacías” durante el último día de asueto de la Semana Mayor.
Entre las playas visitadas con poca afluencia de personas estuvuvieron Caribe, Juan Dolio y Guayacanes.

Los visitantes llegaron desde tempranas horas para aprovechar los parqueos y las mejores mesas donde ubicarse. Sin embargo, pasado el mediodía, permanecían los restaurantes con pocos clientes y las playas con pocos bañistas.

Además, ante la escasez de visitantes, los parqueadores de esos sitios se encontraban en grupos y apartados en una esquina en espera de la llegada de los turistas. “Esto está flojo compadre. La gente no está en venir para la playa hoy no”, así dijo un parqueador a otro en la playa de Guayacanes.

Custodia en playas

Agentes de la Policía Nacional, de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) miembros de la Armada Dominicana y de la Defensa Civil custodiaron las playas ubicadas en la región Este del país durante el último día de la Semana Mayor. Como una forma de salvaguardar a los bañistas y mantener el orden, los miembros de esos organismos se mantuvieron vigilantes de esos lugares.

“Este domingo no se ha presentado ningún inconveniente. Todo está marchando bien”, dijo uno de los policías que patrullaba en la playa de Boca Chica.

Quejas de bañistas en Barahona

Bañistas de las diferentes playas de la provincia Barahona se quejaron de los altos precios de las comidas que venden así como de las bebidas alcohólicas.

Vacacionistas de El Quemaíto, La Ciénaga y Paraíso, así como los balnearios (ríos) San Rafael y Los Patos, entre otros de gran atracción turística en la zona costera explicaron que los negociantes se aprovechan de que esos sitios son visitados por extranjeros e incrementan el precio de los alimentos.

“Esos señores están haciendo su agosto en abril, a expensas de los altos precios de las diferentes comidas que nos ofertan”, dijeron vacacionistas descontentos.

Los platos de mayor demanda que son los de pescados frito con yuca salcochada, ñame, yautía y plátano, en especial el preparado de moro con coco y pescado guisado, son vendidos en precios que oscilan entre los mil 500 y dos mil pesos.

En las playas y otros balnearios de la zona costera hay establecidas casetas de ventas de bebidas y comidas variadas, cuyos propietarios son criticados por los vacacionistas por vender estos productos a precios exhorbitantes.

“Fui a una caseta comprar una cerveza pequeña de una marcada nacional muy reconocida. Pagué con 125 pesos, pero me sorprendí cuando el despachador me dijo que faltaban otros 125 pesos”, comentó un bañista que se identificó como Raúl Artilles Peña, residente en Santo Domingo Este.

El grueso de los vacacionistas está concentrado en las playas El Quemaíto, La Ciénaga y Paraíso, así como los balnearios (ríos) San Rafael y Los Patos, entre otros de gran atracción turística en la zona costera.

Mientras que las playas situadas en la referida demarcación, como la Punta Inglesa Casita Blanca, recibieron cientos de bañistas que se esparcieron junto a sus familiares, amigos y allegados.

Dice Semana Santa concluye con éxito

El ministro David Collado, realizó un operativo en todas las playas y polos del país para verificar el cierre de los restaurantes y playas en los horarios acordados y el cumplimento de las medidas sanitarias que dispuso el gobierno para el periodo de Semana Santa. Destacó que pese a que muchas familias decidieron salir con sus hijos por el largo tiempo encerrados, en sentido general todo salió bien durante asueto. Turismo entregó más de 100 mil mascarillas y manitas limpias donadas por el sector privado en las playas, balnearios y peajes del país.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.