Damas de bodas de los esposos cristianos declaman poema para darle el último adiós

“Cordón de tres dobleces no se rompe fácilmente … Dios, Joel y Elisa”,  esta es la frase recitada por  las cinco damas escogidas por Elisa Muñoz para su boda junto con Joel Díaz, quienes  asistieron este viernes a la funeraria Blandino de la Sabana Larga para homenajearlos con este  poema.

Este fue declamado también el día de la unión en matrimonio de los jóvenes cristianos.

Le recomendamos leer:

Las jóvenes fueron vestidas con los trajes que lucieron en esa ocasión.  “Nos vestimos como sus damas por última vez aunque vamos a seguir siendo sus damas siempre.

Katerin Guerrero, una de las damas manifestó que uno de los legados que les dejó Elisa fue el ser bondadosos con los demás.

Un ambiente de tristeza y dolor es el que impera en la funeraria  donde  familiares y amigos de los esposos evangélicos ultimados por agentes de la Policía Nacional, acudieron para darle el último adiós a estos jóvenes.

A la capilla B, de la funeraria se presentó el presidente del Consejo de Unidad Evangélica- (CODUE),  Feliciano Lacen, quien planteó la necesidad de que los métodos de entrenamiento de la Policía Nacional sean revisados, tras considerar que el ataque a una pareja de pastores fue "la gota que derramó el vaso".

Aseguró que la solución a los cuestionamientos que envuelven a la institución del orden no está en un cambio de la dirección, sino en una reforma integral.

"La policía no debe de actuar de esa manera no importa el historial que tenga el ciudadano. Primero deben darle la oportunidad al ciudadano que se presente", expresó.

La pareja fue asesinada por los agentes la noche del martes, de acuerdo con la versión de  Claudio Alberto Ramírez, uno de los sobrevivientes, pasadas las 10:00 de la noche y tras salir de una campaña evangélica, Elizabeth Muñoz y Joel Díaz se desplazaban en un vehículo marca Kia, color blanco, junto a los predicadores Carlos Pérez  y este a la altura del kilómetro 45 de la autopista Duarte, momento en que fueron intervenidos por agentes policiales, que les ordenaron detenerse.

Ellos, se acogieron a la orden y sin imaginar lo que ocurriría, detuvieron el vehículo. “Nos hicieron parada, luego que nos hicieron parada, comenzaron a apuntarnos y luego comenzaron a disparar (pan, pan, pan…)”, detalló Claudio Ramírez al momento de salir del interrogatorio policial.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.