La tercera dosis de la vacuna aún no atrae a la población

Norka Díaz recibió la tercera dosis del preparado anticovid-19.

Norka Díaz fue una de las pocas personas que asistió ayer a aplicarse la tercera dosis de la vacuna contra el covid-19.

La dama de 56 años de edad, acató el llamado de las autoridades porque es una persona recién operada de cáncer, que además padece de diabetes y otras comorbilidades.
“Yo confío y voy a traer a mi madre y a mis hijos. ¡Vengan, vacúnense, la vacuna no mata!”, expresó.

En la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (Unphu), el proceso de vacunación fue ágil para la señora Díaz, solo llevó consigo su documento de identidad y un reporte médico, y en pocos minutos le fue colocado el antígeno de refuerzo.

Pasadas las 10:00 de mañana, el recinto universitario había inoculado a unos 20 individuos con la tercera dosis del antígeno.

Contrario al centro habilitado en Plaza Duarte, donde a pesar de contar con las vacunas necesarias, solo una persona había recibido el tercer pinchazo en las primeras horas del día.

Mejor asistencia

Durante el recorrido realizado por este medio, el pabellón de Karate del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte fue el que administró más vacunas para contrarrestar la enfermedad virulenta.

A las 12:00 del mediodía, el número de vacunados con tercera dosis en el establecimiento deportivo pasaba de 40.

“Está fluyendo, como fue estipulado por el Gobierno se le está colocando una dosis diferente al personal de salud, a las personas con comorbilidades y los mayores de 70 años”, expuso la doctora Indira Minyety, supervisora de la jornada de vacunación en el centro.

Declaró que a los vacunados se le estaba administrando el preparado de Pfizer-BioNtech; sin embargo, indicó que una persona que haya sido inyectado con Sinovac, puede recibir la tercera dosis de Astrazeneca.

Sobre la logística, la médico explicó que es necesario tener en espera seis personas para colocar el medicamento, debido a que el frasco trae la misma cantidad de fármacos y de no aplicarse a tiempo, pueden dañarse.

No obstante, eso no desanimó a Carlos Vargas y Gricelia de Vargas, una pareja de esposos de 71 y 72 años, que acudió a aplicarse el antígeno nuevamente para tener una mejor protección frente al virus.

A pesar de la espera, ambos motivaron a la población a confiar en las autoridades y los expertos, y a colocarse la tercera inyección del biológico.

“Es confiable y exhorto a todo el mundo, especialmente a los envejecientes, a que vengan y se vacunen, porque la realidad es que tenemos que estar protegidos lo máximo posible”, precisó el señor Vargas.

En rueda de prensa, el Gobierno informó que la dosis de refuerzo busca aumentar la respuesta inmune ante la circulación de nuevas variantes del virus de la Sars Cov 2. Asimismo, indicó que no es obligatoria.

Partidos políticos mantienen posición

Contrario al consenso y gran apoyo que logró el inicio del Plan Nacional de Vacunación, incluso de los partidos políticos de oposición, el anuncio de aplicar una tercera dosis contra la covid-19 y de un laboratorio distinto al antígeno previamente recibido, ha generado muchos cuestionamientos y poco respaldo. Los primeros que salieron y que objetaron la decisión del Gobierno fueron los partidos Fuerza de Pueblo (FP) y de la Liberación Dominicana (PLD), que advirtieron que no existe suficiente base científica para tomar la decisión y que, además, ningún otro país ha tomado la medida. Sin embargo, esas organizaciones políticas dieron su apoyo militante e incluso en sus propios locales al proceso de vacunación con dos dosis. Los exministros de Salud Pública, Bautista Rojas Gómez, de la Fuerza del Pueblo y Rafael Sánchez Cárdenas del PLD, advirtieron que la decisión fue precipitada y recomendaron a las autoridades a concentrarse en inocular al 70 por ciento de la población con dos dosis, antes de empezar a aplicar la tercera vacuna.

Mantente informado!

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.